Liberen nuestra Cuba gay

El cierre de espacios nocturnos no es un acto común y mucho menos en la comunidad gay. Muchos heterosexuales cuando pierden un bar o discoteca se lamentan momentáneamente, dicen: “No importa, vamos a otro lugar”, pero para nosotros, la pérdida de un lugar se convierte una verdadera vulneración a nuestra necesidad de escapar momentáneamente de nuestro ritmo de vida acelerado, opresivo o constantemente estigmatizado por ejercer nuestra Gayacidad, cabe decirlo, también ser gay es ejercer nuestro derecho y obligación al ir al antro.

La situación actual de los constantes cierres Sigue leyendo

¿Por qué los gays menosprecian el sexo?

607358-770x513.jpg

Imagen recuperada de (https://www.google.com.mx/search?q=desprecio+gay&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwielKSc-LrNAhVMRSYKHYimBiEQ_AUICCgB#tbm=isch&q=hombres+llorando&imgrc=G3kWN63Fe1va0M%3A

Hoy más que nunca somos frágiles, hoy más que nunca nuestras emociones parecen inestables, Hoy existen muchos gays que se hieren unos a otros. Hoy un sujeto del pasado me dijo “Solo cogí contigo por compromiso, yo no tengo sexo a la primera”. Pero lo tuvo, él decidió por su propia cuenta acceder desde hace años a tener relaciones sexuales y después reclamar, de herir, de hacerme sentir que mi cuerpo no vale por pedir sexo, porque al pedirlo no tengo espíritu, no tengo memoria, inteligencia, emociones verdaderas e identidad, porque presionó la frágil estabilidad de los hombres, porque les hago ver su suerte; como sí llegara y les digiera “vales porque puedes brindar sexo, no me interesa lo que eres”.

Muchos chicos, demasiados chicos han satanizado el sexo y la sexualidad, la han bajado de lugar, la han puesto en segundo, tercer, cuarto, quinto, último lugar por reconocerla como mala, incapaz, innecesaria, intolerable y exclusivamente diseñada para quienes no buscan algo serio en su vida (porque parece que no buscar una relación seria es producto de inmadurez).

¿Y quiénes son esos gays incapaces de amar que buscan sexo. Los guapos, los que pueden acceder a más insinuaciones, los que tienen las características adecuadas para la subcultura gay, los que pueden pagar por ello, los que se mueven en los espacios clandestinos, los rabiosos de Sida?

Porque no es justo que muchos gays hagan ver el sexo de una forma repugnante sólo porque a ellos les fue mal. Si las tecnologías del sexo, la subcultura gay (marchas LGBT, antros, gimnasios, redes sociales, espacios de interacción: plazas, glorietas, calles., cualquier lugar de homosociabilidad), los prejuicios y situaciones actuales son una mierda no es nuestra culpa, o tal vez sí lo es porque nosotros lo hemos permitido.

Menospreciamos el sexo porque nos hace ver de lo que somos capaces para obtenerlo, para llenar un vacío, para decirnos a nosotros mismos que existe algo más en esta vida que follar, que dar duro y hasta el fondo. Ya sabemos que México es una sociedad del dolor (que le gusta el dolor), no por ende la exigencia de penes grandes, del enorme sadismo, del “aguantarse” y un chingo. Las primeras relaciones sexuales de muchos se han convertido en violaciones con lubricante y condón, traumas de coito,  miedo y rechazo, odio y desprecio porque quienes tienen sexo y lo disfrutan son unos ninfómanos sociales, sobreexplotan el cuerpo, agotan su semen antes de llegar a los 30 y exterminan sus cuerpos para contabilizar los orgasmos.

Mientras los que tienen acceso pueden presumir, enviciarse o llegar a aburrirse y quejarse, existen muchos que luchan años para poder alcanzarlo, deben denigrarse, pedirlo cuantas veces sea necesario para alcanzarlo, ser la burla de los prostitutos o Scores que se la pasan bebiendo en los antros y derrochando todo ese dinero que un chico con mucho esmero logró juntar.

Le tenemos miedo al sexo porque si no paramos podemos cometer errores fatales, sí no existieran limitantes como las ITS (infecciones de transmisión sexual) sobre todo la del VIH Sida nuestras prácticas aumentarían, se harían más salvajes y menos controladas, entraríamos a una clase atragantamiento sexual.

¿Pero los que buscan una relación seria no buscan sexo? Tal vez algunos no nacieron para ser sujetos sexuales, otros sí, hace meses sufría y no podía explicar este problema, hoy en día gracias a mucha, pero mucha investigación descubrí que el proceso sexual es individual, es único en cada cuerpo.

Yo escapé de una relación de un sujeto asexual, no podía permitirme vivir una vida sin esa pasión erótica que representa el contacto, las caricias, los besos, la necesidad de un orgasmo ya sea masturbando, ser penetrado o penetrando, en mi proceso personal creo en la pasión erótica.

He vivido malas experiencias que me han hecho despreciar el sexo, pero más que despreciarlo me han hecho despreciar a los hombres, me han decir verlo como algo asqueroso. El primero de ellos se llamaba Hugo. Este sufrió una cantidad masiva de rupturas, lo utilizaban. Lo conocí en una marcha gay de las no exhibicionistas, nos propusimos tener relaciones, pero al momento de hacerlo, Hugo se pasaba preguntándome por la foto que le tome a un chico “guapo”, tan enfermizo fue que se la paso pensando en el chico e invocándolo mientras tuvimos sexo, en ese momento sentí un golpe de realidad muy duro.

El segundo caso fue éste chico, Enrique me insistía en conocerme, yo lo evadía, no deseaba verlo. Le dije que quería tener sexo (pensé que de esa forma se alejaría, pero no fue así). Tuvimos sexo, pero descubrí que era precoz. Él me decía que su precocidad funciona de acuerdo al número de veces que conocía a una persona (mientras más veces la conocía, más duraba en el coito), yo fui la primera vez que se vino en tiempo récord y hoy en día me dijo que fue por mero compromiso, ¿compromiso a qué? Cabe mencionar que este chico tiene pareja.

Es libre el derecho de vivir una vida amorosa, una vida sexual. Cada uno decide cómo vivirla, es culero (porque lo es) que te hagan valer menos por tu identidad y más tu sexualidad, es muy injusto que tu apariencia física o tu cuerpo sea etiquetado y humillado porque no se antoja ser cogido o no es muy varonil, pero los que piden también carecen de cualidades, y todos carecemos de muchas cosas, incluso belleza, inteligencia, capacidad para amar verdaderamente como seres humanos.

No somos perfectos, pero ya basta de poner el sexo en segundo plano, tampoco debe ser el primero, pero el sexo es igual que el amor y la amistad, es una pasión que está dentro de nosotros, sentimos porque nos duele.

¿Qué sentido tiene vivir una vida llena de éstos derechos e igualdades si no te puedo sentir con ese calorcito que necesita mi piel?