No debemos confiar en los activistas LGBTI

Para ser activistas LGBTI no hay que ser especialistas ni tampoco saber mucho, basta con sujetar una bandera arcoíris, tener un celular para estar difundiendo todo tipo de información, y saber posar para la foto; basta con ir a cualquier tipo de manifestación y gritar sin conocer el verdadero motivo de sus demandas, sólo ir y esperar a salir en la imagen de cualquier medio nacional. Para ser activistas LGBTI no hace falta leer, es más, aquí en México hay diplomados especializados para ser defensor de los derechos humanos sin siquiera leer 3 libros, basta con decir que sufres discriminación y ya tienes tu certificado. Para ser activistas LGBTI debes ir al gimnasio, ser atractivo para que una organización te apadrine y te convierta en una figura prostituida: basta con decir que eres una persona trans sin serlo, basta con subir un video semanal a las redes sociales diciendo que siempre eres agredido, pero feliz de ser diferente, basta con el simple hecho de no hacer nada. Sigue leyendo

Anuncios

Las masacres y los asesinatos de nuestra comunidad

Todos estos casos tienen algo en común, fueron víctimas del narcotráfico, pero realmente fueron víctimas de gobiernos infames que vieron la posibilidad de lucrar con la desesperación de una comunidad oprimida que se vio vista a dialogar con criminales, policías, delegados corruptos que siempre les prometieron cosas mejores, tuvieron que verse obligados a que sus espacios se llenaran de drogas y criminales; algunos dueños, perdieron su identidad y responsabilidad con sus clientes para convertir sus espacios en agujeros de vicio, prostitución y violencia donde era más importante el dinero que la vida de una persona. Sigue leyendo

El día que AMLO se reunió con las putas

El día 22 de abril de 1997 se emitió un documento por parte de la delegación Cuauhtémoc y sus representantes en el que se aprueban que las prostitutas de Sullivan trabajen siempre y cuando cumplan las normas establecidas y estén apadrinadas a una de las 17 representantes (madrotas) quienes se encargan de expedir credenciales y permisos para estas desconocidas trabajadoras. El documento aprueba que trabajen un total de 194 prostitutas mujeres (los homosexuales y mujeres trans no pueden trabajar a menos que se vean como auténticas mujeres). Sigue leyendo

La Brigada para leer en libertad y la censura LGBTI

La Brigada para leer en libertad nace como una defensa ante el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto que no supo decir el nombre de 3 libros, que promovió una campaña de lectura mediocre donde leer 20 minutos al día era la dosis ideal, un sexenio que produjo una cantidad de libros basura que no tienen contenido, que su gobierno provocó que muchas escuelas de paga hicieran un sistema escolar de “competencias” en donde la lectura de libros era innecesaria, en donde las crisis editoriales convirtieron a los libros en un lujo al tener costos más altos que la cocaína y otras drogas sintéticas; una brigada que ha ayudado a investigadores y creadores de la cultura a inspirarse y producir sus contenidos, una brigada que realmente ha regalado libros y rematado otros tantos, libros de una calidad en la cual han desfilado las grandes plumas de nuestra época, una brigada que ha ayudado a un joven como yo a encontrar libros del pasado, libros que cuentan la historia LGBTI en nuestro país. Si no fuera por la brigada no hubiera leído mi primera novela gay que habla de sobre el desamor que vivían los homosexuales en el pasado o novelas políticas que hicieron visibles la existencia de grupos paramilitares dedicados al asesinato de personas trans, o mayor aún, libros sobre el activismo en nuestro país. Sigue leyendo

Hasta los dientes. La última pieza de la verdad

La frase “Daños Colaterales” se tradujo en más de 30 mil muertos que se encontraban en este fuego cruzado, daños colaterales a los cuales se les sembraban armas, se les ejecutaba sin ningún enfrentamiento, violando por completo los derechos humanos. Sigue leyendo

El caso Florence Cassez llevado a la literatura por Jorge Volpi

Una novela criminal es la obra ganadora del premio ALFAGUARA 2018 que retrata uno de los sexenios más crueles del Partido Acción Nacional (PAN) a cargo del Presidente Felipe Calderón Hinojosa quien empleó una política de seguridad que dio pie a la lucha contra el narcotráfico y el secuestro de personas; los llamados Levantones a lo largo del sexenio constituyeron al Estado del miedo que vulneró completamente a la sociedad dejando una huella de más de 20 mil desaparecidos. A lo largo de 500 páginas vemos como Volpi crea una línea del tiempo que ayude a quitar las incógnitas y crear otras nuevas. Sigue leyendo

La comunidad LGBT aún no se encuentra preparada para la presidencia

Aún no estamos preparados para la presidencia, no tenemos un partido y nuestras juventudes no les interesa la política o su interés es muy superficial. Nuestra política es igual de corrupta y lambiscona, para prueba basta ver las secretarias o los Facebooks de estos activistas y secretarios. Sigue leyendo

La marcha del orgullo alcohólico gay

En otras marchas los disturbios son presentes, son multados, son penados. En la marcha del orgullo no existe ese disturbio, es justificable; no destruimos, pero a cambio te consumismos, incluso podemos quebrar leyes y no tener respeto por la ciudad, pero tú, tienda capitalista puedes trabajar y ganar un chingo. Las tiendas estaban preocupadas, se les acababa el abasto de chela no podrían a vender de más. Muchos vendedores ambulantes hicieron su quincena en unas horas, incluso marchantes aprovechados compraban bebida y la revendían para sacar su fiesta de la noche. ¿Qué leyes se quiebran? Pues los meones que andaban con caguama, machismo de fuera y orinando en las calles sin ninguna pena. Extremos borrachos que no saben beber, chicas caídas antes de llegar a la plancha del Zócalo que intentaban revivir. Las drogas no podían faltar. La mona apestosa llego a prender la marcha, faltaron las cacas públicas, pero esas era las de la CDMX que se bloquearon el Eje central y te gritaban como niño chiquito que fueras por la banqueta, algunos Sados que te pegaban con el látigo para poder pasar demostrando su poder de cuero macho cuando no había personas, WTF… Sigue leyendo