No podemos permitir que sus muertes queden impunes

La historia nos ha demostrado que si no le formas vas a pagar las consecuencias: en el lapso de 1991 a 1993 se reportaron más de 13 asesinatos a personas travestis y trans de la ciudad Tuxtla Gutiérrez en Chiapas por parte de los llamados Escuadrones de la muerte. El único antro LGBTI de ese lugar se vio envuelto en redadas y amenazas por parte de estos grupos quienes esperaban a que las chicas salieran para ser levantadas y asesinadas. En el año de 2005, el asesinato de Octavio Acuña fue incitado por atreverse a denunciar a un par de policías que lo agredieron en un parque local de Querétaro, las autoridades trataron de culpar a su pareja del asesinato, pero la rápida respuesta de la comunidad gay pudo evitar ese terrible escenario. En esa misma época (2008) el antro conocido como Cabaretito era blanco para asesinos seriales, además, la policía llegó a encarcelar al dueño Tito Vasconcelos por violación, corrupción de menores, por poseer pornografía infantil y venta de drogas, los procesos irregulares y las acusaciones falsas del caso llevaron a una lucha por su liberación. En el año de 2016 se realizó un operativo encubierto en la casa de citas conocía como El Río Marne donde supuestamente prostituían a menores de edad, el dueño fue culpado siendo inocente, su familia se ha enfrentado ante un caso de impunidad, y así continua la lista de locatarios, activistas, trabajadoras trans y miembros de la comunidad LGBTI que han sido inculpados, extorsionados, amenazados y asesinados por todo un sistema que ha convertido la noche en espacio de impunidad. Sigue leyendo

Anuncios

La literatura Gay indispensable en 2018

El leer las cinco obras abre muchas posibilidades, ayuda a comprender la historia pasada y presente expuesta a través de cinco miradas totalmente diferentes. Es importante que exista una demanda para que puedan existir más reimpresiones al igual que presentaciones. Un libro que llega a más lectores crea conciencias y cambios estructurales, es importante decirlo, muchos libros LGBT que actualmente están teniendo producciones en masa no están aportando conciencia, realmente se necesita que nuestras generaciones lean, es un ejercicio social que ayuda a mejorar nuestros lugares y nuestras vidas. Estas cinco obras están recomendadas, vale todo el camino encontrarlas y leerlas.   Sigue leyendo

No era un ano humilde

Me gusta penetrar durante un tiempo y sacar mi pene para cerciorar el estado del ano: la mayoría de las veces el condón se tiñe ligeramente de un poco  de sus heces fecales o el ambiente se tiñe de un olor a caca, algo incómodo pero pequeño para no entorpecer el acto, a veces, hasta el aroma se vuelve agradable. En otros episodios el pene sale con trozos viscosos de popo, de ahí depende mucho la consistencia, color y aroma; he visto caca de color verde, naranja, café, negra y hasta azulada, creo que esto se debe a la mala alimentación. Lo que salía era un hilito de sangre, limpiaba con papel reciclado y volvía a meter, una rutina que duro como veinte minutos hasta que decidí eyacular y largarme a la verga de esa fraudulenta cola, no era un ano humilde, era una cavidad plástica que babeaba lubricante, sangre y caca mal fermentada. Sigue leyendo

Significado de la palabra homosexual

“El poder no es una forma concreta de opresión, represión y control instantáneo, caso por caso. El poder que gobierna el sistema social es un tejido de micro-discriminaciones, micro-insultos, micro-explotaciones, micro-racismos que se engarzan unos con otros hasta hacerse un todo sólido y compacto que parece que nos aplasta desde arriba, desde alguna instancia anónima controlada por fuerzas ocultas”. Sigue leyendo

Postales desde Tuxpan

Al otro día, seguía rabioso, el taxi tenía una inscripción con caligrafía chola: “Señor del veneno”, quiero una dosis por favor. Miras al mesero, le llamas “la loca del pueblo”, su felicidad me recuerda lo mucho que odio la apariencia, podría pedirle hacerle el amor solo para calmar el odio. ¿A quién odio? Me digo a mí mismo que no puedo odiarte, pero un agujero en mi cuerpo quiere decir lo contrario, no quiero que crezca, quiero atesorar tu calidez por encima de todo, y me cuidas aunque quiera herirme, no sé por qué te tomas la paciencia con un muchacho terrible.
Sigue leyendo

Acapulco Pet Sounds

Era lunes. Al salir del departamento llovía como una señal a mi destino, era una especie de consuelo. Al llegar a la esquina, a la hora acordada no estaba Daniel, marqué su número, parecía desesperado, urgido de verga como me lo sentenció el mariconsaurio; urgido de una caricia, de cuerpo, y no de ese cuerpo que está disponible porque nadie lo quiere, hablo del cuerpo que todos queremos entre brazos dando lo mejor de sí. Me irrita esa sensación de abandono, parezco una flor sin riego, me falta algo de vida, mis ojos se humedecen mientras me pregunto si será de esta manera, mi vida, siempre habitando la clandestinidad, siempre peleando como perro hambriento migajas de cuerpo, siempre siendo rechazado por todo lo bueno y todo lo malo que se convierte en excusa, siempre, siempre, siempre…

No puedo culpar al chichifo, no puedo recriminarle ni odiarlo, el no es culpable. Mis ojos arden de rabia, se mezclan con pasado y mi presente, me lleno de lágrimas. “¿Por qué nadie me quiere?”. Mi grito hace voltear a todos los Locales, los ignoro, me voy rendido con las confesiones que tanto he odiado de muchas personas que suenan en mi cabeza: “Ya no creo en el amor, sólo me dedicaré a coger”. Temo que sus maldiciones me contaminen, que me hagan uno de ellos, que mis creencias se pongan en jaque y realmente sea un estúpido por creer en el amor romántico. Vivo otra derrota… Sigue leyendo

Malditas seducciones. Entre Reinas, Musculocas y un Azar de jotería

Entre reinas, musculocas y un azar de jotería se aprecia una simbiosis casi milenaria entre el personaje travestido y el que se dedica a embarnecer de músculos y rabietas de su propia clandestinidad, a decirse en el espejo chacal, a demostrar y demostrarse que sí se sabe varonil. Se miran con cierto recelo, bailan para fingirse OK, se miran a escondidas y saben que así será la noche hasta que el after o cualquier otro evento los separe de su misterioso destino; mientras unos se dedican a enaltecer su cuerpo con la fuerza de los esteroides o el GYM, otros alcanzan estados femeninos supremos a base práctica, ejercicios cardiovasculares, verdaderas Ladys danzando entre el Teatro Garibaldi. Sigue leyendo

Reinas de la imitación. Baile, éxtasis y los rostros clandestinos

Se dice que una pequeña causa logra otra más grande. Hace tiempo dejé de escribir y hacer fotos porque el chico que me rompió el corazón me dijo que no tenía talento. Nunca busque ser el mejor sólo hablar desde mi cosmovisión. Decidí documentar las carreras drag como una forma de no estar en el encierro, sin darme cuenta ya estaba en el capítulo 5. Paula amenazó ir, no puedo detener eso, además, en las sombras del Teatro Garibaldi habitan muchos rostros que me miran sin mirar, que están bailando, fingiendo divertirse y me siguen mirando. Yo sólo quería hacer mis fotos, así que me levante, preparé mi equipo y me fui diciéndome a mí mismo, “todo sea por apoyar. A aguantar esas caras”. Sigue leyendo

Personajes de cuentos, princesas, demonios y un ligero aroma a muerte.

img_1307

El capítulo dedicado a los cuentos infantiles en los cuales nos hemos identificado y expuesto nuestras propias magias, sueños y pesadillas se hizo realidad en el Teatro Garibaldi. Desde muy temprano las princesas y otros misteriosos avatares preparaban su número con sumo cuidado, ya no hay espacio para la pereza, un mínimo error y alguna drag puede pasar de ser la mejor a la expulsada.

Los shows expusieron toda una suerte de emociones positivas y negativas, en este episodio se pusieron a prueba las habilidades individuales sin ayuda, los demònios de cada drag se mezclaron con su ser individual.

Lagrimas, fuerza, bufadas, la defensa de los novios. Nadie pensaría que Kanvas Li-On o en palabras del público Kanvas Li-Osa quien bajo una gran espectacularidad y empeño en sus shows; un joven atractivo que tiene su fila de enamorados terminaría por provocar desordenes entre parejas. O la pelea entre hermanas drag bajo la tutela de corrompidas drags mayores o vougueras que no saben perdonar. El mundo gay no es fácil de enfrentar.

Ante los tragos incómodos el profesionalismo y el encanto de estas espectacularidades quedó marcado, el público se extasió, grito, sintió y fue regañado varias veces por la fuerza de Paris, su trabajo le hace honor y fama.

La ganadora, Luna Lansman demostró porque fue salvada. La noche se tiñe de muerte, a unas calles la violencia arremetía contra Garibaldi y sus adictos nocturnos. El telón se cierra bajo los sueños de muchas princesas.

Mi sueño de princesa, una vez vestirme de drag.

img_1187img_1230img_1208img_1243img_1251img_1255img_1267img_1272img_1292img_1310img_1319img_1257img_1329img_1343img_1366img_1368img_1376img_1392img_1394img_1401img_1402img_1416img_1415img_1423img_1433img_1443img_1449img_1467img_1471img_1496img_1372img_1524img_1530

El 8° Pasajero. Destino destino.

img_0076

A sus 26 años ha cogido con una cantidad inmensa de hombres, podría presumirse que al menos, por semana, entabla entre una y tres relaciones sexuales con distintas personas que a su vez los obliga a más de un acto coital. Camilo se define de la siguiente manera “soy un buscador de sexo, me gusta conocer vergas: grandes y chicas, de colores y tamaños, quiero que me metas tu verga que está bien grandota y de color carnita, así, bien linda, como la de un niño vergudo”. Por primera vez una persona describe de forma peculiar mi pene. Le tomo una foto, su rostro y cuerpo parecen de treinta y tantos años. Es extraño, pero esa necesidad de tener sexo, es el resultado de su cutis, de su piel y su cuerpo que parecen ligeramente agotados o sumidos por una falta de vitaminas u otra clase de felicidad que alimentan los cuerpos. Al dedicarle la mayor parte de su tiempo al sexo, está cayendo en una tonalidad grisácea que no se antoja probar a pesar del poder económico con el que cuenta. Zygmunt Bauman define a este tipo de personas como Homo sexualis. Desde el momento en el que toman conciencia (sea culturalmente aprendida, por gusto, por una misteriosa hambre insaciable, por domesticación o cualquiera que fuera la razón) dedican la mayoría de su vida a buscar sexo dividiendo su mundo en dos planos: Trabajo/Busqueda. “El homo sexualis no es un estado y menos aún un estado permanente e inmutables, sino un proceso, minado de ensayos y errores, de azarosos viajes de descubrimiento y hallazgos ocasionales, salpicado de incontables traspiés, de duelos por las oportunidades desperdiciadas y de la alegría anticipada de los suculentos platos por venir”. A menos de una semana de conocerlo he recibido 100 mensajes pidiendo sexo desesperadamente. Le entrego su foto, me niego a querer exponer mi cuerpo desnudo, le entra la ira, se va al último vagón a desquitar su frustración con otro octavo pasajero, decide estallar en putería, coge coge coge y coge hasta calmar la furia del rechazo. Pasa el tiempo, recompone su estabilidad, se siente solo, su frecuencia sexual baja, necesita buscar en su bolsillo de contactos abandonados una dosis de penetración anal. Vuelve a escribir, esta vez trata de ser más negociable, incluso me ofrece dinero, no puedo aceptar, no nací para chichifear. La luna menguante golpea mi mente, no tengo respuesta, dejo sus mensajes fluir y me pongo a escuchar Energy Flow de Ryuichi Sakamoto como si fuera una oración que viaja a través del espacio. A lo largo de los libros y un par de verdades científicas, pierdo mi espíritu sexual y no esa fuerza física que diario me cosquillea, más bien, desaprendí  a querer tener sexo (o al menos ya no tan al aventón). Destino destino, parezco atrapado en tu rueda magnífica, estoy entre el hermoso río de la sabiduría y el instinto sexual, soy preso de los dos y no sé cuál escoger, soy duda y lo que sigue después de esa palabra. Me encierro en mi habitación, bebo mucha agua, el sabor me da tranquilidad, sabor a nada. Dejo volar los mensajes de Camilo, le pido de corazón volver al último vagón a desquitar su calentura, no temo, no temo… aceptaré la rueda del destino destino si es que en un futuro nadie quiere coger conmigo, aceptaré la verdad y renunciaré a lo que muchos especialista llaman “hambre de piel”, no me sumergiré en una alterada pederastia para coger con chavitos, no pagaré chacales, ni me someteré a vibradores parlantes, no buscaré un refugio contra la soledad, sólo aprenderé a confiar en la rueda del destino destino…

Amor que no se atreve a decir su nombre, yo te invoco en medio de la orgía en la cual me tienen prisionero y no quiero participar.