No debemos confiar en los activistas LGBTI

Para ser activistas LGBTI no hay que ser especialistas ni tampoco saber mucho, basta con sujetar una bandera arcoíris, tener un celular para estar difundiendo todo tipo de información, y saber posar para la foto; basta con ir a cualquier tipo de manifestación y gritar sin conocer el verdadero motivo de sus demandas, sólo ir y esperar a salir en la imagen de cualquier medio nacional. Para ser activistas LGBTI no hace falta leer, es más, aquí en México hay diplomados especializados para ser defensor de los derechos humanos sin siquiera leer 3 libros, basta con decir que sufres discriminación y ya tienes tu certificado. Para ser activistas LGBTI debes ir al gimnasio, ser atractivo para que una organización te apadrine y te convierta en una figura prostituida: basta con decir que eres una persona trans sin serlo, basta con subir un video semanal a las redes sociales diciendo que siempre eres agredido, pero feliz de ser diferente, basta con el simple hecho de no hacer nada. Sigue leyendo

Anuncios

A un año de trabajo en el activismo LGBTI, Kenya Cuevas se convierte en la activista trans más importante de la Ciudad de México. Informe anual de Casa de las Muñecas

La historia de Kenya Cuevas es el resultado del innumerable fracaso que ha existido en activismo LGBTI mexicano. Durante muchos años, desde pequeña, Kenya fue apoyada por personas que nunca se hubiera imaginado lo cual la llevó a ser combatiente contra el destino que la sociedad impuso en ella; Kenya se enfrentó a un sin números de pruebas hasta llegar el momento más importante de su vida, ser testigo del asesinato a sangre fría de una de sus mejores amigas y compañeras de trabajo. La muerte de Paola, una trabajadora sexual trans a manos de un hombre quedó totalmente impune, obligando a Kenya a buscar justicia, una justicia que no ha llegado a dos años y medio de aquel crimen, sin embargo, Kenya no se daría por vencida, desde ese momento nace la idea de crear una organización que apoye a todas esas personas que lo soliciten. Sigue leyendo