La historia incómoda de los antros que la comunidad LGBTIQ no quiere contar

La Zona Rosa se encuentra en la delegación Cuauhtémoc, es uno de los pilares económicos más importantes de la ciudad que se encuentran unidos al turismo, generan ganancias millonarias mientras los trabajadores son sobreexplotados para ganar el mínimo. Cuando la ciudad fue gobernada por Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera, los cárteles del narcotráfico se empoderaron dejando desprotegidos a su población; a los empresarios, se les obligó a pactar un voto de silencio y siempre fueron condicionados por estos funcionarios a cambió tener sus espacios abiertos y, a veces, verse beneficiados con dinero sucio. En todo el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto, Mancera negó la existencia de cárteles a pesar de que la violencia y los asesinatos aumentaron en la ciudad, a pesar de las contantes denuncias hechas por personas que sufrieron abusos en antros, a pesar de la guerra contra el narco entre cárteles que sigue cobrando vidas y nuestro actual gobierno también se empeña en negar. Sigue leyendo

Anuncios

Las masacres y los asesinatos de nuestra comunidad

Todos estos casos tienen algo en común, fueron víctimas del narcotráfico, pero realmente fueron víctimas de gobiernos infames que vieron la posibilidad de lucrar con la desesperación de una comunidad oprimida que se vio vista a dialogar con criminales, policías, delegados corruptos que siempre les prometieron cosas mejores, tuvieron que verse obligados a que sus espacios se llenaran de drogas y criminales; algunos dueños, perdieron su identidad y responsabilidad con sus clientes para convertir sus espacios en agujeros de vicio, prostitución y violencia donde era más importante el dinero que la vida de una persona. Sigue leyendo

No debemos perdonar. Carlos Fazio y el libro de la verdad histórica

La guerra fue un producto fabricado para tomar el control de los territorios naturales donde se producen drogas al igual que los recursos naturales; a través de la geopolítica podemos entender los movimientos que realiza el gobierno creando una guerra intactil, sin tablero de batalla donde hace constante una normalización de la violencia por parte de las autoridades, al igual que la manipulación mediática en donde los mismos medios participaron para ocultar la verdad de estos atroces crímenes que hasta la fecha siguen impunes y ahora parecen querer ser perdonados por nuestro nuevo presidente Andrés Manuel López Obrador. Sigue leyendo

La novela murió. Las crónicas de Rubem Fonseca

Rubem no es un hombre que le gusta tomarse fotos, de hecho, evita las fotos a toda costa. Cuando fue a ver la grabación del episodio se encuentra con el personaje de nombre Viveca que le pide tomarse una foto, Rubem accede gustoso “Después alguien me preguntó: ‘A ti que no te gusta tomarte fotos con nadie, ¿te tomaste una con el travesti?’. Le respondí: ‘Lo hice precisamente porque se trataba de un travesti, un hombre que salió del clóset y enfrenta la discriminación a gritos”.   Sigue leyendo

No era un ano humilde

Me gusta penetrar durante un tiempo y sacar mi pene para cerciorar el estado del ano: la mayoría de las veces el condón se tiñe ligeramente de un poco  de sus heces fecales o el ambiente se tiñe de un olor a caca, algo incómodo pero pequeño para no entorpecer el acto, a veces, hasta el aroma se vuelve agradable. En otros episodios el pene sale con trozos viscosos de popo, de ahí depende mucho la consistencia, color y aroma; he visto caca de color verde, naranja, café, negra y hasta azulada, creo que esto se debe a la mala alimentación. Lo que salía era un hilito de sangre, limpiaba con papel reciclado y volvía a meter, una rutina que duro como veinte minutos hasta que decidí eyacular y largarme a la verga de esa fraudulenta cola, no era un ano humilde, era una cavidad plástica que babeaba lubricante, sangre y caca mal fermentada. Sigue leyendo

Miedo y asco en Las Vegas. El periodismo verdaderamente políticamente correcto

Hunter vive la muerte de Estados Unidos y sus juventudes. Si comparamos esta novela que fue hecha en la década de los setentas con nuestra actualidad, veremos una mera apariencia de lo que representan nuestras supuestas juventudes libres y favoritas de hacer un cambio, estamos tan muertos como el tiro que el autor se dio para quitarse la vida. Nuestros drogadictos mexicanos son un chiste como muchos de sus escritores que actualmente están posicionados y son considerados la “Literatura”, escritores (del norte y la Ciudad) que tratan de documentar el exceso mientras inhalan cocaína y comen gorditas de chicharrón. En contraste, somos unos míseros y lamentables marihuanillos creyentes de cambiar a un país en guerra a tres billetes la dosis Sigue leyendo

Party Kids o el Movimiento Joto Alterado

1

Paris ordeno no subirse a la bocina principal, Dolores ignoró las palabras mientras engullía con soberbia una paleta, sus ojos planeaban una explosión y literalmente ésta sucedió cuando la aguja de su tacón quebró un foco de ambientación del escenario. Begonia y Luna bailaban en un lugar invisible mientras todos ponían atención a Dolores. Sigue leyendo