Amor de Brayians y Wendys, la realidad en una fotografía

La idea de que se está perdiendo la sensibilidad a causa de la emancipación de la violencia es una mentira, la estimulación que se tiene al ver como se daña el cuerpo físico crece y comienza a ser exigida y necesaria. La tanatofilia permite ver las reacciones sociales ante una noticia. La muerte de un joven de 16 años siendo besado por su novia es uno de los retratos más cómicos y perturbadores que vive México, las redes sociales han manifestado sus burlas, se ríen de la fotografía, les causa morbo. La identidad de estos jóvenes es reducida a nombres precarios que exponen la ignorancia y la falta de credibilidad, la moda de llamar Brayian a los jóvenes criminales y sus novias Wendy, hacen que la identidad de Mario N sea una caricatura. Sigue leyendo

Anuncios

Reconocibilidad

¿Cuándo algo tan importante, tan real, tan único que significa tocar un cuerpo, realmente tocarlo y explorarlo en placer se volvió tan común como las miles de imágenes que nos rodean a diario? No sabemos a quién culpar, tal vez a nosotros mismo como homosexuales al no apreciar las cosas que pasan en nuestra vida, aunque existan las infinitas críticas quiero pensar que cada lágrima, cada palabra, cada acción tiene su valor como agradecer la belleza del chico del tatuaje de garra de oso que se la pasaba diciendo que era feo y gordo para causar lástima, y eso es una mentira, deje de creer en la belleza y la fealdad para mirar lo que somos: temerosos de amar, muy temerosos por no decidir ser tan majestuosos como las flores en la punta de las colinas imposibles de escalar Sigue leyendo

Naudragio, mundo acuático de la igualdad

Desde mi llegada, Gioconda sería la presentadora y encargada del movimiento. Los cambios al lugar son notables, ¿cuánto tiempo llevará desde que no lo vuelvo a ver? Pixie se veía nerviosa, después de una larga jornada estaba cansada y el público hacia su enorme aparición, creo que todos los eventos realizados por el colectivo Pex Gordo, jamás se esperaron tener que poner límite de acceso a un evento, sin duda, la popularidad y necesidad de la expresión drag en la ciudad daban frutos.

Los shows tardaron un poco, pero gracias a la enorme paciencia y una respiración del espacio mal organizado todo brillo para estas artistas del travestismo. Sigue leyendo

Semifinal: 4 estaciones, 4 historias

Kanvas parece que siempre ha luchado por una causa correcta, las causas buenas parecen siempre estar teñidas de un pasado lleno de rencores y lágrimas o eso se expresa en sus ojos, desde la primera foto que le envié fotos, sentí una extraña sensación de dispersión, pero se iría borrando poco a poco y con la necesidad de tomar una decisión difícil, dejar la tesis (y no sólo una tesis, sino su lucha en la academia por ser uno de los mejores alumnos) para poder tomar aun más enserio la competencia y también dejarnos uno de los mejores discursos hechos por una drag, palabras tan bellas y poderosas que también estuvieron en su color, el otoño… Ganó el episodio y su pase a la final.
Sigue leyendo

RuPaulBOTS llega a México

En la celebración de los 10 años de la agencia Starpro, dentro su catálogo de presentaciones decidió tirar la casa por la ventana y traer uno de los show Drags Más importantes de América, RuPaulsBOTS hizo su aparición en el Auditorio BlackBerry donde cientos y miles de espectadores se dieron cita desfilando diversos atuendos inspirados en el arte Drag, y quién no ha visto el Reality de RuPaul y se ha sentido identificado con el trabajo de estas personalidades que invadieron el escenario con toda una serie de mensajes políticos y fashionistas.
Sigue leyendo

Liberen nuestra Cuba gay

El cierre de espacios nocturnos no es un acto común y mucho menos en la comunidad gay. Muchos heterosexuales cuando pierden un bar o discoteca se lamentan momentáneamente, dicen: “No importa, vamos a otro lugar”, pero para nosotros, la pérdida de un lugar se convierte una verdadera vulneración a nuestra necesidad de escapar momentáneamente de nuestro ritmo de vida acelerado, opresivo o constantemente estigmatizado por ejercer nuestra Gayacidad, cabe decirlo, también ser gay es ejercer nuestro derecho y obligación al ir al antro.

La situación actual de los constantes cierres Sigue leyendo

Arcoíris de orgullo que se diluye en agresión

MemoReyli estaba en un sillón lamentándose, parece que hablaba con él mismo y conmigo, minutos antes, él se interpuso para evitar que un hombre vestido de negro con su morralito y pinta de chaca adicto a la violencia y su propia merca que tiene esclavizados a muchos de los visitantes intentara demostrarme su fuerza a punta de golpes, tomé una foto a Memo y este centinela sintió peligro, en otros momentos dentro del baño, ya se notaba en su mirada la necesidad de agredir. El templo de Paris dejó de Ser para enfrentar a nuestra jodida realidad de arrimados. Memo estaba dispuesto a pelear y yo igual estaba dispuesto a meter las manos, pero al darse cuenta de la cantidad de personas y entrar en razón de que estaba en un evento de la comunidad gay documentando se calmó y no pasó a mayores. Sigue leyendo

La noche más llena, la noche más fracasada

Se aprecia los grupos, divisiones, el favoritismo y la exclusión entre drags. Una pequeña sirena se encuentra sobria leyendo entre dificultades su rutina de Stand-up, solitaria y por no decir apestada, era el pequeño pez feo en el estanque de las hermosas especies drag. Kanvas, había tomado una decisión muy fuerte antes del episodio, pero no estaba dispuesto a lamentarse, en su atuendo, en esos escritos hechos con un par días de anterioridad estaba dispuesto a sobrevivir al tiburón del público. Sigue leyendo

El 8° Pasajero. Destino destino.

img_0076

A sus 26 años ha cogido con una cantidad inmensa de hombres, podría presumirse que al menos, por semana, entabla entre una y tres relaciones sexuales con distintas personas que a su vez los obliga a más de un acto coital. Camilo se define de la siguiente manera “soy un buscador de sexo, me gusta conocer vergas: grandes y chicas, de colores y tamaños, quiero que me metas tu verga que está bien grandota y de color carnita, así, bien linda, como la de un niño vergudo”. Por primera vez una persona describe de forma peculiar mi pene. Le tomo una foto, su rostro y cuerpo parecen de treinta y tantos años. Es extraño, pero esa necesidad de tener sexo, es el resultado de su cutis, de su piel y su cuerpo que parecen ligeramente agotados o sumidos por una falta de vitaminas u otra clase de felicidad que alimentan los cuerpos. Al dedicarle la mayor parte de su tiempo al sexo, está cayendo en una tonalidad grisácea que no se antoja probar a pesar del poder económico con el que cuenta. Zygmunt Bauman define a este tipo de personas como Homo sexualis. Desde el momento en el que toman conciencia (sea culturalmente aprendida, por gusto, por una misteriosa hambre insaciable, por domesticación o cualquiera que fuera la razón) dedican la mayoría de su vida a buscar sexo dividiendo su mundo en dos planos: Trabajo/Busqueda. “El homo sexualis no es un estado y menos aún un estado permanente e inmutables, sino un proceso, minado de ensayos y errores, de azarosos viajes de descubrimiento y hallazgos ocasionales, salpicado de incontables traspiés, de duelos por las oportunidades desperdiciadas y de la alegría anticipada de los suculentos platos por venir”. A menos de una semana de conocerlo he recibido 100 mensajes pidiendo sexo desesperadamente. Le entrego su foto, me niego a querer exponer mi cuerpo desnudo, le entra la ira, se va al último vagón a desquitar su frustración con otro octavo pasajero, decide estallar en putería, coge coge coge y coge hasta calmar la furia del rechazo. Pasa el tiempo, recompone su estabilidad, se siente solo, su frecuencia sexual baja, necesita buscar en su bolsillo de contactos abandonados una dosis de penetración anal. Vuelve a escribir, esta vez trata de ser más negociable, incluso me ofrece dinero, no puedo aceptar, no nací para chichifear. La luna menguante golpea mi mente, no tengo respuesta, dejo sus mensajes fluir y me pongo a escuchar Energy Flow de Ryuichi Sakamoto como si fuera una oración que viaja a través del espacio. A lo largo de los libros y un par de verdades científicas, pierdo mi espíritu sexual y no esa fuerza física que diario me cosquillea, más bien, desaprendí  a querer tener sexo (o al menos ya no tan al aventón). Destino destino, parezco atrapado en tu rueda magnífica, estoy entre el hermoso río de la sabiduría y el instinto sexual, soy preso de los dos y no sé cuál escoger, soy duda y lo que sigue después de esa palabra. Me encierro en mi habitación, bebo mucha agua, el sabor me da tranquilidad, sabor a nada. Dejo volar los mensajes de Camilo, le pido de corazón volver al último vagón a desquitar su calentura, no temo, no temo… aceptaré la rueda del destino destino si es que en un futuro nadie quiere coger conmigo, aceptaré la verdad y renunciaré a lo que muchos especialista llaman “hambre de piel”, no me sumergiré en una alterada pederastia para coger con chavitos, no pagaré chacales, ni me someteré a vibradores parlantes, no buscaré un refugio contra la soledad, sólo aprenderé a confiar en la rueda del destino destino…

Amor que no se atreve a decir su nombre, yo te invoco en medio de la orgía en la cual me tienen prisionero y no quiero participar.

¿Por qué los gays menosprecian el sexo?

607358-770x513.jpg

Imagen recuperada de (https://www.google.com.mx/search?q=desprecio+gay&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwielKSc-LrNAhVMRSYKHYimBiEQ_AUICCgB#tbm=isch&q=hombres+llorando&imgrc=G3kWN63Fe1va0M%3A

Hoy más que nunca somos frágiles, hoy más que nunca nuestras emociones parecen inestables, Hoy existen muchos gays que se hieren unos a otros. Hoy un sujeto del pasado me dijo “Solo cogí contigo por compromiso, yo no tengo sexo a la primera”. Pero lo tuvo, él decidió por su propia cuenta acceder desde hace años a tener relaciones sexuales y después reclamar, de herir, de hacerme sentir que mi cuerpo no vale por pedir sexo, porque al pedirlo no tengo espíritu, no tengo memoria, inteligencia, emociones verdaderas e identidad, porque presionó la frágil estabilidad de los hombres, porque les hago ver su suerte; como sí llegara y les digiera “vales porque puedes brindar sexo, no me interesa lo que eres”.

Muchos chicos, demasiados chicos han satanizado el sexo y la sexualidad, la han bajado de lugar, la han puesto en segundo, tercer, cuarto, quinto, último lugar por reconocerla como mala, incapaz, innecesaria, intolerable y exclusivamente diseñada para quienes no buscan algo serio en su vida (porque parece que no buscar una relación seria es producto de inmadurez).

¿Y quiénes son esos gays incapaces de amar que buscan sexo. Los guapos, los que pueden acceder a más insinuaciones, los que tienen las características adecuadas para la subcultura gay, los que pueden pagar por ello, los que se mueven en los espacios clandestinos, los rabiosos de Sida?

Porque no es justo que muchos gays hagan ver el sexo de una forma repugnante sólo porque a ellos les fue mal. Si las tecnologías del sexo, la subcultura gay (marchas LGBT, antros, gimnasios, redes sociales, espacios de interacción: plazas, glorietas, calles., cualquier lugar de homosociabilidad), los prejuicios y situaciones actuales son una mierda no es nuestra culpa, o tal vez sí lo es porque nosotros lo hemos permitido.

Menospreciamos el sexo porque nos hace ver de lo que somos capaces para obtenerlo, para llenar un vacío, para decirnos a nosotros mismos que existe algo más en esta vida que follar, que dar duro y hasta el fondo. Ya sabemos que México es una sociedad del dolor (que le gusta el dolor), no por ende la exigencia de penes grandes, del enorme sadismo, del “aguantarse” y un chingo. Las primeras relaciones sexuales de muchos se han convertido en violaciones con lubricante y condón, traumas de coito,  miedo y rechazo, odio y desprecio porque quienes tienen sexo y lo disfrutan son unos ninfómanos sociales, sobreexplotan el cuerpo, agotan su semen antes de llegar a los 30 y exterminan sus cuerpos para contabilizar los orgasmos.

Mientras los que tienen acceso pueden presumir, enviciarse o llegar a aburrirse y quejarse, existen muchos que luchan años para poder alcanzarlo, deben denigrarse, pedirlo cuantas veces sea necesario para alcanzarlo, ser la burla de los prostitutos o Scores que se la pasan bebiendo en los antros y derrochando todo ese dinero que un chico con mucho esmero logró juntar.

Le tenemos miedo al sexo porque si no paramos podemos cometer errores fatales, sí no existieran limitantes como las ITS (infecciones de transmisión sexual) sobre todo la del VIH Sida nuestras prácticas aumentarían, se harían más salvajes y menos controladas, entraríamos a una clase atragantamiento sexual.

¿Pero los que buscan una relación seria no buscan sexo? Tal vez algunos no nacieron para ser sujetos sexuales, otros sí, hace meses sufría y no podía explicar este problema, hoy en día gracias a mucha, pero mucha investigación descubrí que el proceso sexual es individual, es único en cada cuerpo.

Yo escapé de una relación de un sujeto asexual, no podía permitirme vivir una vida sin esa pasión erótica que representa el contacto, las caricias, los besos, la necesidad de un orgasmo ya sea masturbando, ser penetrado o penetrando, en mi proceso personal creo en la pasión erótica.

He vivido malas experiencias que me han hecho despreciar el sexo, pero más que despreciarlo me han hecho despreciar a los hombres, me han decir verlo como algo asqueroso. El primero de ellos se llamaba Hugo. Este sufrió una cantidad masiva de rupturas, lo utilizaban. Lo conocí en una marcha gay de las no exhibicionistas, nos propusimos tener relaciones, pero al momento de hacerlo, Hugo se pasaba preguntándome por la foto que le tome a un chico “guapo”, tan enfermizo fue que se la paso pensando en el chico e invocándolo mientras tuvimos sexo, en ese momento sentí un golpe de realidad muy duro.

El segundo caso fue éste chico, Enrique me insistía en conocerme, yo lo evadía, no deseaba verlo. Le dije que quería tener sexo (pensé que de esa forma se alejaría, pero no fue así). Tuvimos sexo, pero descubrí que era precoz. Él me decía que su precocidad funciona de acuerdo al número de veces que conocía a una persona (mientras más veces la conocía, más duraba en el coito), yo fui la primera vez que se vino en tiempo récord y hoy en día me dijo que fue por mero compromiso, ¿compromiso a qué? Cabe mencionar que este chico tiene pareja.

Es libre el derecho de vivir una vida amorosa, una vida sexual. Cada uno decide cómo vivirla, es culero (porque lo es) que te hagan valer menos por tu identidad y más tu sexualidad, es muy injusto que tu apariencia física o tu cuerpo sea etiquetado y humillado porque no se antoja ser cogido o no es muy varonil, pero los que piden también carecen de cualidades, y todos carecemos de muchas cosas, incluso belleza, inteligencia, capacidad para amar verdaderamente como seres humanos.

No somos perfectos, pero ya basta de poner el sexo en segundo plano, tampoco debe ser el primero, pero el sexo es igual que el amor y la amistad, es una pasión que está dentro de nosotros, sentimos porque nos duele.

¿Qué sentido tiene vivir una vida llena de éstos derechos e igualdades si no te puedo sentir con ese calorcito que necesita mi piel?