Party Kids o el Movimiento Joto Alterado

1

Paris ordeno no subirse a la bocina principal, Dolores ignoró las palabras mientras engullía con soberbia una paleta, sus ojos planeaban una explosión y literalmente ésta sucedió cuando la aguja de su tacón quebró un foco de ambientación del escenario. Begonia y Luna bailaban en un lugar invisible mientras todos ponían atención a Dolores. Sigue leyendo

Anuncios

Arcoíris de orgullo que se diluye en agresión

MemoReyli estaba en un sillón lamentándose, parece que hablaba con él mismo y conmigo, minutos antes, él se interpuso para evitar que un hombre vestido de negro con su morralito y pinta de chaca adicto a la violencia y su propia merca que tiene esclavizados a muchos de los visitantes intentara demostrarme su fuerza a punta de golpes, tomé una foto a Memo y este centinela sintió peligro, en otros momentos dentro del baño, ya se notaba en su mirada la necesidad de agredir. El templo de Paris dejó de Ser para enfrentar a nuestra jodida realidad de arrimados. Memo estaba dispuesto a pelear y yo igual estaba dispuesto a meter las manos, pero al darse cuenta de la cantidad de personas y entrar en razón de que estaba en un evento de la comunidad gay documentando se calmó y no pasó a mayores. Sigue leyendo

La noche más llena, la noche más fracasada

Se aprecia los grupos, divisiones, el favoritismo y la exclusión entre drags. Una pequeña sirena se encuentra sobria leyendo entre dificultades su rutina de Stand-up, solitaria y por no decir apestada, era el pequeño pez feo en el estanque de las hermosas especies drag. Kanvas, había tomado una decisión muy fuerte antes del episodio, pero no estaba dispuesto a lamentarse, en su atuendo, en esos escritos hechos con un par días de anterioridad estaba dispuesto a sobrevivir al tiburón del público. Sigue leyendo

Laganja Estranja llega al Teatro Garibaldi

Diego le hacía honor al espíritu de Selena Quintanilla con un look skato-cholo-queer. Entre cervezas, el libre consumo de marihuana y los comentarios ocurrentes de Miki que provocaban risas y guiños atractivos entre algunos chicos, la Tecnocumbia abría paso a una noche Pocha con el Glam de los adictos a la moda colorida, peluda, de cuero y muchas más plantitas de mota. El chico del apartamento 512. El que hace a mi pobre corazón saltar. Es a quien le hago cartas noche y día que no puedo entregar. Muchos guapos 512 se encontraban bailando y esperando el momento del show, yo diría que eran chicos 4:20, entre los cuales resaltaba una de las narcofiguras del drag mexicano Rita Malverde, ferviente admirador de Laganja Estranja, pero, y quién no sería fan de semejante personaje que participó en la sexta temporada de RuPaul Drag Race. La cosmofigura política de Laganja en plantear la Marihuana (droga históricamente atribuida de nacos) en una de las plantas más sexys y fashion de la sociedad consumista y líquida que se autoburnea con los posmoderno. Sigue leyendo

Reinas olímpicas

Tras un ligero incidente con mi computadora no pude subir el capítulo 2, sin embargo, espero poder crear una galería final con todos los capítulos a los cuales asista. Una vez, mi hermano me dijo que si alguien debiera iniciar una revolución, esas personas serian los gays y no por sus ideales políticos, sino por la enorme fuerza que poseen en cargar gracias a su empeño en el gimnasio, esas ideas pasaron por mi mente en el momento donde Sabritosca recreó a Tronchatoro.

Este episodio fue muy emblemático ya que contó con la visita de Zemmoa quien celebra 10 años de carrera, además tuvimos la presencia de un icono neoyorkino, BFF de Lady Bunny presencio el capítulo llevándose una sensación altamente impactante, el drag mexicano esta cabrón.

Sin más que decir dejamos la fotogalería.

img_0743img_0768img_0777img_0814img_0832img_0853img_0875img_0892img_0911img_0916img_0922img_0961img_0979img_0992img_0997img_1023img_1046img_1073img_1082img_1110img_1126img_1133

El Rastro. Voces ausentes de un asesinato suicida

img_9930

Aquí, en el rastro estamos todos muchacho, sin nadie que nos regale una mirada, solos y cobijados por la noche sola, agujerada por los coyotes que la caminan.

Elena Garro

Con la llegada del otoño y los climas cambiantes, un pequeño espacio que cobija la cultura y el teatro tiene el honor de presentar unas de las obras más naturales y despiadadas en la dramaturgia mexicana del siglo XX. El Traspatio escénico presenta como parte del centenario de Elena Garro, su obra titulada El Rastro.

img_9936

La obra realizada por el director Arturo Adriano quien también interpreta al personaje principal (Adrián Barajas), un joven de 23 años que aparece en medio de la oscura y solitaria noche conversando con dos figuras muertas en carne viva. Adrián Barajas es la representación de un hijo de la orfandad que no tiene raíces y reproduce en un ciclo de violencia, es decir, una especie de reproductibilidad machista, el reclamo a su joven esposa Delfina Ibáñez por llegar a una situación sin salida donde el cuchillo, puñal de la traición encantada del mexicano será el instrumento de la Divina providencia (socorro de los hombres) para matar a su mujer embarazada.

img_9933

Desde el momento en el que entras al pequeño espacio la lejanía se diluye y comienza una pequeña atmósfera coloidal de negros con pequeños fragmentos luz que simulan las velas de aquella época. Los olores a copal, carbón, tabaco y algunas plantas desconocidas se entremezclan con el sonido poético del agua y las respiraciones, si darnos cuenta, nos convertirnos en uno de los habitantes más del espacio precario poseedor de todas las naturalezas del ser.

img_9944

Con una escritura mágica, característica de escritores de su época, los diálogos de Elena nos envuelven en la constante reflexión y crueldad de vivir en un mundo rígido y despiadado, olvidado en alguna frontera. Nuestra noción del rastro es aquellos mercados donde llegan las carnes animales, pasan a ser desolladas y expuestas a un carnaval primitivo. En el caso de Adrián, hundido de borracho, hablando con dos desconocidos, amenazando en las sombras a Delfina con su acero podemos pensar que nuestros hogares tienen similitud, un lugar sin perdón.

Barajas tiene miedo, duda, desconoce sus pasos, se aferra a su pasado, a su padre y madre, a ver a la mujer por abajo. Delfina lo amenaza, sí ella muere su imagen no se ira jamás “Si me matas no me iré. Me quedaré llorando junto al pirú, para que te acuerdes de cuando me hallaste en el camino de Almoloya, rodeada de mis padres y mis hermanos y tú te me quedaste mirando y yo me quedé mirándote…”. Delfina parece ser una amenaza a los hombres y en ello se pacta la melancolía de Barajas.

img_9931

La obra es cálida a pesar de gran frialdad que presenta, los cuerpos imaginarios les da balance al hacerlo hombre y mujer, las actuaciones son profundas, tienen escala, poder… El Rastro es una de las obras que merece ser vista y sentida. Desde el inicio hay una tensión permanente que te obliga a querer seguir viendo la resolución de tal noche encoyotada.

En palabras del escritor Nazul Aramayo: “El amor era ese silencio de cartuchos vacíos […], canto como un coyote desde entonces“.