Homenaje a Arturo Ramírez Juárez. Una obra dedicada al cuerpo y la eroticidad

FLUIDO
La tarde cambia de ventana
La luz tísica de un foco
Narra los recovecos de una calle
Una nube interna arrojarse a los pasillos
Son los ojos
Que torturan la memoria
Hasta hacerla sangrar Sigue leyendo

Anuncios

Lenguas en erección. Un poema dedicado a la furia sexual clandestina

PEDOFILIA
Los niños asnos
los niños insaciables de las esquinas rosadas
los del pecho desnudo con una lengua erecta
los que mascan una rispidez de sedes prematuras
los niños calientes
fugaces
los niños libres de pecado y facundia
que se paran en la calle a esperar el embate de coches furtivos
niños como frutas voraces;
venenosas
niños putos
granujas marrulleros
perdidos locos
lagartijas astutas
sodomitas
culillos fanfarrones de portentosos traseros
embrujados a la sombra
con el sabor a sal de deslumbrantes tetillas
los niños hermosos
nuestros hermosos niños callejeros Sigue leyendo

Malas Compañías. El primer poemario de Luis Gonzáles de Alba

Debemos hablar
de hombre a hombre,
le dijo en una cantina a su amigo
el día caluroso en que celebraban
con cervezas y ceviche
el primer aniversario
de haberse conocido;
la verdad,
yo no soy puto,
aquella vez
estaba en los baños Jordán,
pues… yo andaba caliente
y tú tienes muy bonitas nalgas;
además,
mientras te inclinabas sobre la banca de masaje
a lavarte los pies,
se te abría el culo rosadito
en el que tienes tan poquitos pelos
y,
pues uno es hombre, Sigue leyendo

La noche de Hugo y otros poemas. Recuerdos de una tierra sin mapa

Cada poema está hecho con sumo cuidado, trata de construir un contexto invivible en la Ciudad, nos adentra a un pueblo sin nombre ni apellido, nadie conoce a los sujetos, pero todos sabemos quiénes son.

En la primera historia, que son letras del abecedario, Uriel logra adentrarnos a un diario íntimo que resguarda la noche el deseo homoerótico más brutal. Cito algunos fragmentos: Sigue leyendo

Reconocibilidad

¿Cuándo algo tan importante, tan real, tan único que significa tocar un cuerpo, realmente tocarlo y explorarlo en placer se volvió tan común como las miles de imágenes que nos rodean a diario? No sabemos a quién culpar, tal vez a nosotros mismo como homosexuales al no apreciar las cosas que pasan en nuestra vida, aunque existan las infinitas críticas quiero pensar que cada lágrima, cada palabra, cada acción tiene su valor como agradecer la belleza del chico del tatuaje de garra de oso que se la pasaba diciendo que era feo y gordo para causar lástima, y eso es una mentira, deje de creer en la belleza y la fealdad para mirar lo que somos: temerosos de amar, muy temerosos por no decidir ser tan majestuosos como las flores en la punta de las colinas imposibles de escalar Sigue leyendo