Reconocibilidad

¿Cuándo algo tan importante, tan real, tan único que significa tocar un cuerpo, realmente tocarlo y explorarlo en placer se volvió tan común como las miles de imágenes que nos rodean a diario? No sabemos a quién culpar, tal vez a nosotros mismo como homosexuales al no apreciar las cosas que pasan en nuestra vida, aunque existan las infinitas críticas quiero pensar que cada lágrima, cada palabra, cada acción tiene su valor como agradecer la belleza del chico del tatuaje de garra de oso que se la pasaba diciendo que era feo y gordo para causar lástima, y eso es una mentira, deje de creer en la belleza y la fealdad para mirar lo que somos: temerosos de amar, muy temerosos por no decidir ser tan majestuosos como las flores en la punta de las colinas imposibles de escalar Sigue leyendo

La fragilidad de nuestra ciudad

FB_IMG_1455123872628

Portada del curso de economía con Andrea Legarreta, hecho como un malestar tras sus declaraciones sobre el dólar: https://www.facebook.com/events/187024901658863/

2016 se ha convertido en un espacio de malestar social. Desde que inició el año, una enorme cantidad de críticas, quejas, amenazas desfilando en redes sociales, además de la terrible ineficiencia que nuestro gobierno al tomar acciones que solo vislumbran su miedo ante un acto evidente.

6iwzm2.jpg

La visita del Papa Francisco ha sido la última picadura de estas inconformidades. Antes de su llegada se han impuesto diversas medidas entre las cuales: calles y avenidas serán restauradas, decoradas y puestas en parámetros de seguridad. Los negocios de comida, tiendas, establecimientos públicos recibieron órdenes de terminar sus jornadas a las 8:00 pm, además de pintar los negocios con decorados florales, frases que tengan que ver con la palabra Esperanza. Toda la avenida Calzada de Guadalupe ha sido tomada por policías y sólo se permite el acceso a los habitantes con identificación oficial y recibo de pago. Las iglesias locales han recibido una cantidad de boletos gratuitos que están poniendo a la venta a precios muy altos. El matadero de perros y gatos ha movilizado a distintas organizaciones a que frenen estas acciones. Cierre de diversas líneas en transportes públicos. Misteriosos desalojos en barrios, zonas rojas, espacios que el Papa mencionó visitar. Erradicación de los indigentes, malestares de familias que les negaron dialogar sobre el tema del abuso infantil… Todas estas acciones y medidas de seguridad apuntan a un hecho evidente “El gobierno teme que haya un atentado en contra del Papa Francisco”.

Y sí se piensa seriamente con tanto malestar ¿quién no desearía matar al Papa, a Andrea Legarreta y su “Negrito” que nos pide chingarle ante la falsa idea de que el dólar no afecta nuestra economía, al gobernador Javier Duarte de Ochoa que ha puesta en evidencia los recientes asesinatos a periodistas. Al joven llamado Apdul Fernandez qué hizo una campaña en contra de la homosexualidad, a Joaquín Guzmán Loera y EPN con su juego ridículo de “quién atrapó a quién” a muchos inspectores que decomisan mercancías a vendedores ambulantes, a muchos, a muchos, a muchos? Es pensable ver a individuos tomando medidas violentas frente a tanta injusticia.

FB_IMG_1453835334646

Las imágenes que se difunden (algunas con verdad, otras sin investigación previa) que demuestran la impotencia de un pueblo mexicano que cada vez está promoviendo sangre. Es preciso pensar sí el acercamiento a la información está incitando una fragilidad emocional, humillación, frustración que pueda terminar en una guerrilla, aunque la guerra ya está presente en nuestro país.

FB_IMG_1454828642427

FB_IMG_1454392806571.jpg

Mastificación de los sentidos, el disparo vulgar del sexo duro

Clavar los dedo en su máquina saca caca, en seco, con violencia, provocar un sangrado, hacerlo gritar, pedir misericordia, comenzar la violación; el uso, la sobreexplotación del cuerpo porque ahuevo que los putos jotitos les fascina y más a los intelectuales, sí, a aquellos que alimentan sus deseos con otros autores, que quieren cambiar al mundo pero su bestia es más grande, más grotesca, más perra que sus investigaciones; espíritus parafílicos, los nuevos criminales sexuales contemporáneos. Sigue leyendo

Apartamento 34

IMG_9446

La sexualidad aparece de forma siniestra. No logro explicar cómo es que tengo acceso a ese mundo alterno donde la normalidad sigue y dos o más sujetos llevan a cabo acciones erotizantes. Abordo el tren en dirección Cuatro Caminos. Aparece un primer sujeto, su nombre es Nikita, un chico homosexual al cual brindaba mis servicios sociales para acreditar horas, el segundo sujeto, Alex.

Seguí mi camino con Alex, realmente no deseaba ir, o quería tener la puerta abierta a esa sexualidad; llegar, coger, hablar, intentar algo que nunca será…

Nos bajamos en la estación San Antonio Abad, me pide que le explique los funcionamientos de su cámara digital, lo acompaño con la condición de que me vuelva a dejar en el metro, la avenida Tlalpan no es de mi agrado y seguridad. Caminamos por las calles donde las prostitutas travestidas de mujeres posan al ritmo del micro, el taxi y la mirada nacalesca de esos hombres que andan ganosos y sin chiste. Me gusta que los homosexuales se traten con delicadeza, es parecido a una prostituta cara en manos de un oficinista elegante, hay estilo, coquetería fugaz, la interacción más pareja y equilibrada como la balanza de Libra.

Es extraño encontrarme en estas situaciones, sigo sin poder explicar la llegada, solo sigo caminando con el miedo entre mis piernas y la respiración, ¿seguiré vivo, cuando será el bueno que me despoje de mi valiosa vida a la cual me aferro con suma vanidad o moriré en el orgasmo? Llegamos al apartamento número 34 en el cuarto piso, respiro enérgico, descubro la hostil figura de los edificios, como me choca que incomoden el paisaje.

IMG_9459

Entramos y su hermano nos recibe mientras revisa sus hojas de inventario, este sujeto medio gordito canoso y con pinta de Godínez apenas si me alcanza la mirada, trata de no usarla, de negarla, ¿a cuantos más se las ha negado, o es que solo se las niega a los jotos, homosexuales, maricas o locas? Entramos a su habitación y le hacemos a la mamada, esperamos a que la decisión sea total, que la adrenalina pida algo más chingón que el sexo…, recuerdo en una ocasión decirle a un ex que haría una entrevista a un doctor, le comento que deseo saber sobre el funcionamiento de la adrenalina, su voz con intensión de joderme evoca la frase “Adrenalina es que te pongan en cuatro y te la metan”. El ardor resplandeció en toda su figura, era totalmente un puto, un puto ardido que escupía veneno sin colmillos, tan víbora indefensa que solo saca veneno sin mordidas, manchas en la piel que no penetran la sensibilidad, pobre pendejo que no sabe sobre adrenalina.

IMG_9429

Cierra la puerta, revisa su celular mientras le desabrocho su pantalón y saco su pene aguado, usa tanga. Intento masturbarlo, pero se me resbala, no puedo conjurar la erección viril. Nos concentramos, pero debemos mantener el silencio, jamás pensamos en una acción, una penetración. Comenzó a masturbarme con su izquierda mientras que la derecha daba firmeza y potencia a su pene, los lunares constantes y una tremenda cicatriz curva causante de dos tumores, uno cerca del hígado otro en los intestinos es mi filia visual que se aferra en mis suspiros, alcanzo el nirvana orgásmico en menos de tres minutos, Alex toma dos minutos para alcanzarlo. Le robo un bóxer de robots, lo miro extrañado, somos extraños realmente, pero la mayor adrenalina, el mayor placer, la mayor sexualidad que llega de diversas formas, algunas siniestras, otras salidas de contexto menos sexual y educado se representaron en los lunares y la cicatriz; un recuerdo de la sobrevivencia médica, esas líneas tan bien detalladas, un mapa urbano, un sujeto más sexy que los asquerosos mamabólicos o las estatuas griegas que comienzan a apestar a viejo, únicamente para viejos que pueden pagar sus atributos. Alcancé el atributo de la cicatriz, esa representación de una nueva vida ante la miseria de la tarde.

IMG_9453

El sol brilla, regreso un poco inquieto, me preocupa saber que el día de mañana esa sexualidad me vuelva a acorralar de una forma la cual no puedo llegar a teorizar o escribir, expresar y ver con estos ojos que a veces odian, a veces aman y unas llegan a sentir empatía por la pérdida de nuestro mundo espiritual.

IMG_9428

La homosexualidad nos ha traicionado

IMG_6400

Parte de esta serie de fotos, la puedes encontrar en la revista Infinity Magazne (https://www.facebook.com/InfinityMgz?ref=ts&fref=ts)

A lo largo de mi vida he escuchado diversos discursos sobre la homosexualidad. Todas las historias recopiladas por un bloque de personas, ayudan a entender la situación presente de ser gay en México y una de las primeras respuestas, es que la homosexualidad nos ha traicionado de diversas maneras hasta el grado de maldecirla.

En mis encuentros de ligue, conversación con extraños gay digitales, de carne y hueso (he tenido la fortuna de conocer personas en el mundo externo como parte de mi ritmo de vida cotidiana), aplicaciones, amigos, compañeros; gente que interactúa en antros, bares, eventos de la comunidad lésbico-gay. Exparejas, personas que me critican, heterosexuales, familia y gente que se animan a hablar del tema.

Me gustaría mencionar algunos casos como reflexión personal entorno a nuestra vida, ya que cada vez es mayor la información que habla del homosexual y nos hace construir una identidad la cual a veces ni siquiera es nuestra.

Alberto, un hombre que a sus 45 años no supera la represión de ser homosexual. Su vida giró en torno a la clandestinidad. Sus padres murieron sin saber de su homosexualidad y sus hermanos, hasta la fecha, no tienen certeza alguna de sus preferencias hacia otros hombres. Los antros que frecuentaba eran vulnerables a operativos policiacos y eran tratados como criminales o narcotraficantes. Cada vez que Alberto escuchaba una noticia de crimen, de chisme, de mal prestigio hacia un homosexual su miedo crecía de manera poderosa, hasta la fecha muchas de sus relaciones afectivas no llegan al grado de ser mencionadas o recordadas por su poca duración. Alberto está en contra de usar últimos vagones, aplicaciones de celular, zonas de ligues express o que tengan un involucramiento con lo sexual; no se considera mocho, pero su miedo es lo que le impide a tomar decisiones de esta índole. Una de sus frases más importantes fue “Las juventudes de hoy, o en su mayoría, nacieron sin la conciencia de que ser homosexual era mérito de un castigo, es importante que tengan conciencia de ello, tal vez a lo mejor sería más valioso su estilo de vida gay si fueran conscientes de que en un pasado hubo una lucha por darnos identidad”. La radicalidad de Alberto ha llegado al extremo de terminar con una de sus parejas porque esta, le tomo la mano en público.

Chuy es un heterosexual que radica en el distrito, su estado de origen es Guanajuato, Chuy es músico. Cuando Chuy ingreso a la universidad conoció a un grupo de amigos los cuales comenzaron a enseñarles el ritmo de vida que se tiene en la ciudad, los mejores deleites son las pedas semanales dentro de la sala de computo de su escuela. Chuy menciona que no le tiene miedo a la homosexualidad a pesar de vivir en un ambiente machista, de ser machista. En un par de borracheras se hablaron de temas de género. Él tenía miedo de ponerse ebrio con un homosexual porque siempre trataban de aprovecharse de su amabilidad, lo toqueteaban sin su permiso, lo criticaban por ser machista y homosexual de closet, pero eso no le importaba, Chuy estaba seguro de su sexualidad. “¿Sabes qué no me gusta del homosexual? Es que siempre tiene odio o rencor, no sé si sea distinto en provincia a la ciudad, pero siempre sacan traumas de que no son aceptados, que su pareja lo dejo, que en su casa no lo quieren por gay, muchas cosas que hacen verlo vulnerable y no me importa su sexualidad, lo que me preocupa es que siempre cargan un dolor que no les permite avanzar”.

Eduardo es un joven de 22 años que trabaja en el mercado de la lagunilla. Su vida está ligada al apoyo de su madre soltera  quien espera lo mejor de su único hijo. Eduardo confiesa que ya no cree en el amor. Su vida como homosexual ha sido triste porque cayó en depresión por no aceptarse. Desde los 15 años tuvo una relación con un chico de closet que trabaja en las motos (en tepito hay locales donde te rentan una moto por 50 pesos los 30 minutos). Este joven solo utilizaba a Eduardo para satisfacer sus placeres sexuales. Eduardo intento tener una relación con pocas probabilidades, incluso en su desesperación permitió ser parte en prácticas sexuales como tríos, orgias clandestinas, sexo violento. Su relación duro 3 años, en su depresión uso drogas, pero no eran suficientes para olvidar su identidad. A sus 20 años se confesó con el miedo de que su madre lo corriera, ella lo acepto. En sus últimos dos años Eduardo se ha dedicado a conocer personas, intentar formar una relación seria, pero su reflexión llega al punto donde el amor no existe “Es difícil saber que la sociedad homosexual te prepara desde joven para saber que estarás solo cuando crezcas y llegues a una edad muy adulta, para saber que solo eres una etiqueta constante en sexo, en gustos, en estilo de vida. Que las personas muy letreadas o ignorantes tienen grados de estupidez, sí por ejemplo; chicos del barrio solo buscan sexo, otros, los intelectuales, me pidieron ser solo un novio de pose, sin sexo, ni abrazos, ni cariño, solo decir que era su pareja y ya, que pendejos”.

El Mal amores es un chico que ha recibido este apodo por su historia de vida. Desde que nació fue un niño muy amado, sus padres y sus hermanos lo querían mucho. Desde pequeño acepto su homosexualidad y su familia lo apoyo. Cuando fue en la secundaria fue víctima de bullying por ser gordo y querer con un chico que lo ofendía, el trauma fue tan duro que decidió someterse a una dieta rígida para bajar hasta el grado de sufrir anorexia. En la preparatoria se enamoró de un chico fresa. Con mucho esfuerzo logro un par de citas, pero este joven lo critico por ser naco y sin estilo para la moda, el Mal amores comenzó a ser víctima de la imagen. En su universidad conoció a un maestro el cual se aprovechaba de su ingenuidad y sufría humillación por ser ignorante e inculto, su imagen de chico atractivo y a la moda era el único motivo por el cual medio mantenía la relación. El Mal amores en su depresión se dedicó a estudiar y nutrirse de cultura. Cada pareja que conocía tenía un contra del Mal amores “Si no era de closet no era apto, me hice de closet por un chico. Otro chico me pedía que fuera varonil, me deje crecer la barba y cambie de moda a una más reservada, más sobria pues. Otro me pidió ir con él a una iglesia, yo odiando la iglesia, me ves como pendejo rezando, siempre le he dado gusto a los hombres y ya no quiero darles gusto, ni siquiera tengo una identidad propia, gustos propios”. El Mal amores es un hombre  demasiado atractivo, culto, inteligente, sensible, se cuida rígidamente; ha tomado muchos hábitos que sus expareja lo criticaban, pero ahora busca algo que sea suyo, que le pertenezca y no sea de otros, no se refiere a un hombre.

La homosexualidad parece convertirse en un agente externo, que critica y es racista, violento y sin sentido. No es  la vida o las opiniones, es una reflexión sobre  nuestros deseos si son realmente bien encaminados, caprichos o sometimientos por buscar algo. Esta realidad es incomodad, no permite dialogo y se hace muy individualista, egoísta. Estas historias me hacen recordar que siempre existe una idea de que es el amor y la homosexualidad, pero la que tenemos esta distorsionada por el otro.