Arcoíris de orgullo que se diluye en agresión

MemoReyli estaba en un sillón lamentándose, parece que hablaba con él mismo y conmigo, minutos antes, él se interpuso para evitar que un hombre vestido de negro con su morralito y pinta de chaca adicto a la violencia y su propia merca que tiene esclavizados a muchos de los visitantes intentara demostrarme su fuerza a punta de golpes, tomé una foto a Memo y este centinela sintió peligro, en otros momentos dentro del baño, ya se notaba en su mirada la necesidad de agredir. El templo de Paris dejó de Ser para enfrentar a nuestra jodida realidad de arrimados. Memo estaba dispuesto a pelear y yo igual estaba dispuesto a meter las manos, pero al darse cuenta de la cantidad de personas y entrar en razón de que estaba en un evento de la comunidad gay documentando se calmó y no pasó a mayores. Sigue leyendo

Anuncios