Recomendación 02/2019: las autoridades violaron los derechos de Paola Buenrostro y Kenya Cytlaly al no reconocerlas como mujeres trans

IMG_0611

(En la fotografía, Kenya recibe la Recomendación por parte de los directivos de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, después de las lágrimas, el Estado tiene la obligación de reconocer la historia trans).

A casi tres años del asesinato impune de Paola Buenrostro, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal emitió la recomendación “02/2019”, el primer documento dirigido a las instituciones con un enfoque especializado en temática trans.

A finales de septiembre de 2016, Paola Buenrostro, mujer trans, quien era una trabajadora sexual fue asesinada por un guardia de seguridad privada que había llegado a las calles de Puente de Alvarado solicitando un servicio sexual por 200 pesos. Paola aceptó subir al carro. De un momento a otro, se escucharon gritos de auxilio, su compañera de trabajo y mejor amiga, Kenya Cytlaly fue corriendo junto con otras chicas cuando escuchó un par de detonaciones. Kenya fue testigo del asesinato a sangre fría de su propia amiga. Las autoridades declararon en libertad al acusado aun teniendo las pruebas de su culpabilidad. ¿Por qué no se hizo justicia?

IMG_0586

La recomendación “02/2019” es un documento de 106 hojas que narra la complicidad y la violaciones por parte de las autoridades que perpetuaron los derechos de Paola y Kenya al no reconocerlas como mujeres trans, las autoridades no sólo vulneraron los derechos, sino que se dieron el lujo de burlarse durante todo el proceso, se les atribuía el nombre de: “Jorge Cuevas, Manuel, N.N, masculino desconocido, sexo servidor, hombre que se hacía llamar La Paola”; la investigación se entorpeció de manera provocada al no registrar las pruebas entregadas, rechazar los testimonios y los videos que exhibieron el crimen; llevar el juicio de una persona que se le rechaza una identidad y por tanto, no se le asigna a una investigación especial vinculada a su género; también se aprecia la discriminación de todos los servidores públicos contra las mujeres trans por su condición de trabajadoras sexuales. El shock psicológico que generaron en Kenya al someterla a un estrés físico y emocional la llevaron a un estado de trauma que hasta la fecha no ha sido subsanado; se negó la entrega del cuerpo de Paola por ser un “Pinche Puto” que no tenía tanta importancia y, lo más brutal, podemos leer a nuestras autoridades negando brindar seguridad a Kenya que vivió durante año y medio amenazas por atreverse a denunciar el asesinato de su amiga cuando la ley le permitía tener acceso a la seguridad, sólo en el momento en que Kenya sobrevive a un serio intento de asesinato es cuando las autoridades toman en cuenta su petición.

La justicia de nuestras instituciones fomentó la transfobia al violar los derechos de estás dos mujeres. Hoy, se exige a las autoridades que Kenya tenga un acceso a la justicia a través de una reparación de daños que involucra su propia persona y también los daños post mortem ejecutados en Paola al tratar su cuerpo como el de un hombre o algo inferior a un humano cuando se debió estudiar el caso basado en la construcción del odio a las personas trans.

IMG_0572

El criminal, al ser un escolta especializado, tenía conocimiento para eliminar el plomo de sus manos lo cual ayuda a demostrar porqué salió negativo en la prueba de Rodizonato de Sodio, además, en el juicio oral, constató en su entrevista que “No fue su intención de disparar el arma de manera consciente” lo cual afirma que, en efecto, él disparó el arma.

Con todas las pruebas, el juez no permitió que la defensa de Paola desarrollara las teorías de manera concreta, declaro la inocencia del sujeto con dos preguntas que de alguna manera se habían respondido a lo largo del juicio: ¿Quién disparó? y ¿Cómo fue?

El caso de Paola tuvo un impacto en Kenya al tener que cambiar sus planes de vida y no sólo en ella, la misma comunidad trans en la ciudad se vio envuelta en una temporada de odio que expuso nuevos casos de transfeminicidio que hasta la fecha tampoco han sido resueltos, a pesar de no existir el termino “Transfeminicidio”, las investigaciones LGBTI tienen un manual que permite llevar el móvil a través del estudio contextual. De igual manera, aunque la identidad legal sea la que se toma en cuenta, las autoridades debieron desarrollar estrategias para mantener la integridad de Paola y Kenya.

Hoy, por primera vez, se crea una primera recomendación trans que ayude a la resolución del caso, se prevengan futuras situaciones y sensibilice a nuestras autoridades jurídicas.

Kenya, tu lucha está a punto de cumplir 3 años y eres la primera mujer trans en abrir el camino a la justicia. Estamos contigo en esta lucha.

IMG_0618

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s