Canto los ríos de mierda y ternura bajo toda proeza humana; Trompadeperro, el poemario de Saúl Ordoñez

Uno de mis primeros acercamientos a la poesía homoerótica mexicana ha sido gracias al conocimiento de Saúl, de hecho, es el primer poeta homosexual con el comencé a tratar cuando decidí tomar enserio la escritura. En tan pocos años he conocido parte de su poesía, pero por algún motivo me costaba trabajo entender su forma de ver la vida. Saúl es habitante del Estado de Toluca donde la vida gay podría pensarse sumamente aburrida y hasta deprimente debido a la carga social que representar ser homosexual, sin embargo, parece todo lo contrario, es una tierra que se ha encargado de alimentar la creatividad de Ordoñez. Trompadeperro es un poemario que me ha ayudado a entender la complejidad creativa del autor. En este cuaderno se aprecian 4 series poéticas que están vinculadas a todos los procesos de la vida que van desde el nacimiento y hasta la idea de la eternidad como un paso que también se debe recorrer en la muerte.

En estos poemas existe toda una construcción rítmica que suele ser imitada en las baladas o en los conjuros, pero si leemos a fondo, estos poemas recuerdan canciones antiguas que a lo mejor pueden aparecer en alguna película mexicana, una corrida de toros o en algún texto bíblico. Hasta este momento no había comprendido el poder musical de la poesía, de hecho, justamente leí este libro junto con otro titulado “Cómo leer y escribir poesía” de Hugo Hiriart que reforzó el trabajo de Saúl.

Existen 4 apartados de los cuales están vinculados a la relación paternal, algunos autorretratos de su homosexualidad, los cantos de amor metafísicos y el proceso del sexo clandestino. En lo personal considero que primer apartado Quince monólogos con mi hijo es de los más bellos debido a que la construcción de la figura paterna es más enriquecedora. He leído otros poemas dedicados a la figura del padre, el más inmediato es el de Juan Carlos Bautista en su poemario reeditado “Lenguas en Erección”, pero el padre que construye es expresivamente macho. En Saúl existe una expresión neutra, casi mística diría yo que genera un atractivo visual.

En el segundo apartado aparecen algunas dedicatorias y acercamiento a la figura del hombre, además de la forma en que Saúl apreciaba a escritor Sergio Loo. En el tercer apartado la figura maternal es posible que sea la más poderosa, en el cuarto apartado hay un dejo de tristeza debido a que el sexo homosexual es un solo molde con diferentes facetas, pero todos quedan en la atmosfera del acto.

Sin duda, Trompadeperro es uno de los poemarios que me han ayudado a entender la esencia y naturalidad de Ordoñez, les comparto algunos de sus versos.

vi

Hijo mío, padecí mi

noche oscura entre

piernas de mujer, con

piernas de mujer al

hombro, mi boca en

sexo de mujer, mi

sexo en sexo de

mujer, parido por

mujer, hijo mío, mi

noche oscura del

alma padecí.

 

ii

Quédate así, estatua

de ti mismo, quédate

así, en el instante

en que te amo, no

des el paso que te

traerá a mí, quédate

así, tan tuyo, tan solo

en ti, encerrado en ti,

no arruines amor con amor;

 

temo callar el canto

por apresar al pájaro

 

ii

entonces supe

que a todos los guapos les dicen güeros ojos de almendra piel de

nata dulce venenos cursilería de banda los chacales

bailan con las locas bajo

 

una lluvia de pelos entre la multitud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s