La noche de Hugo y otros poemas. Recuerdos de una tierra sin mapa

IMG_0548

El escritor Uriel Martínez publicó un poema titulado “EN EL BARRIO” en su cuenta de Facebook. Antes de leerlo había terminado un poemario de su misma autoría impreso a finales de abril en 2007. La noche de Hugo y otros poemas es una compilación de 41 versos —número del homosexual— construidos desde distintas métricas y prosas narrativas.

El libro contiene diversos juegos de poemas que pueden ser leídos al azar, pero cuando se juntan crean pequeñas historias que tratan de tocar las emociones más vulnerables del sujeto que constantemente lucha contra su realidad, es como escuchar una melodía con voz aguda, esto debe a la enorme capacidad creativa; cuando lees los poemas es como leer a una mujer o leer el corazón de los protagonistas. La forma del poemario es amplia, de cuerpo grande; a pesar de contener letras pequeñas, el espacio nos hace imaginar que estamos leyendo un periódico, una revista o el cuaderno de un joven.

Cada poema está hecho con sumo cuidado, trata de construir un contexto invivible en la Ciudad, nos adentra a un pueblo sin nombre ni apellido, nadie conoce a los sujetos, pero todos sabemos quiénes son.

En la primera historia, que son letras del abecedario, Uriel logra adentrarnos a un diario íntimo que resguarda la noche el deseo homoerótico más brutal. Cito algunos fragmentos:

Me despojas las piel y es rio rebalsando la sangre…

Llegó a mi cuerpo de noche un cuerpo que no tuve conmigo nunca…

Ahí, detrás de su erección, alguien guarda altas columnas que lo orillan a tocar tierra…

Estas líneas revelan el amor con los elementos que suelen acompañar la clandestinidad: la noche, la pasión antropófaga, el miedo, la transgresión y la calidez envuelven a este personaje que frecuenta a un mismo hombre o a varios (que van desde la letra A, hasta la letra I).

La noche de Hugo y otros poemas (título y verso) es una encrucijada nocturna. Una de las características más emblemáticas de la poesía LGBT radica en la construcción de atmosferas negras, pero cálidas, la noche es de un tono azul y a veces rojo como la pasión, pero poco a poco Uriel logra construir un escenario de muerte y sadismo en una historia hecha con los poemas que contienen palabras.

Narran los hechos sangrientos

En los que una Flor pierde la vida…

La Cascada, es un bar donde aflora la homosexualidad clandestina y el travestismo más salvaje, cada poema logra introducirnos a una noche de borrachera, cada noche resulta la historia de siempre y él siempre se desfragmenta para convertirse en el destino de aquellos que retan a la hombría.

En La Cascada soy de nuevo Olga Arias

Concha Urquiza y María Enriqueta juntas.

A escondidas me bajo el pantalón

Y a oscuras bebo el cáliz adolescente.

El poemario cuenta con diferentes acercamientos que trastocan la homosexualidad, el travestismo y tal vez, el más poderoso de ellos, el hermafroditismo. En su última historia, Uriel crea un diario de un ser internado en un hospital que lucha contra su propia identidad y la otra identidad del pueblo mismo. Sabe que no es bienvenido como hombre ni como mujer, pero está dispuesto a luchar.

Hoy me despojo de cuanto lastre me hizo daño. Ya me lo he propuesto, sé que llevaré a cabo los proyectos que me daba temor incluso concebir. Me decapitaré la cabeza por la que un día me creí heredera de Medusa, así evitare llevar conmigo la más ligera sombra de espanto, o vena alguna de muerte. Quiero ser yo misma, pero distinta a lo que fui en ese pasado tan a la vuelta de la esquina.

A pesar de que cada tema tiene su propia fuerza y tabú, la escritura es terriblemente fina y exquisita, la madurez de un hombre que por años ha ejercido la escritura es el reflejo de la capacidad de poder profundizar en un tema sin caer en los atavismos que comúnmente suele llevar la poesía homoerótica y cuestionada como vulgar.

Mientras hablo del poemario La noche de Hugo y otros poemas Uriel logra darnos contexto del lugar en que se desarrolla estas líneas:

1

Por mi casa son frecuentes los asesinatos al cobijo de la noche, la desaparición forzada de mujeres a altas horas del día, los accidentes carreteros que obligan al desvío del río caudaloso de vehículos y transportes colectivos chatarra, de la senda sin abrigo de predicadores, mesías y enviados de Dios.

(Fragmento del poema “EN EL BARRIO”).

Les dejo uno de los poemas que me dejó cautivado.

HOY

Hoy es sábado. Hoy bajaré a la cantina

más próxima a casa y beberé cerveza

en memoria de los que se fueron

pronto.

La cantina más cercana a mi colonia

atiende a clientes

que a los 24 tienen dos y tres hijos.

Pero los fines de semana suelen

ir al lugar que procuro

por la amplitud de las frentes,

el pelo crespo y la manzana

de Adán que muestran orgullosos.

Es posible que esta noche

venga uno a casa: el que me escoge

 y me invita a venir conmigo,

como su adivinase el poema

que alumbrará la mirada.

No podré negarme y lo traeré

a mi cocina, a la luz de una vela;

a la tentación de mi mano que deposite

en su paladar el sello de mis ojos.

El muchacho que hoy me espera

en el bar más cercano

bebe cerveza con su amigos

y espera que llegue para darme

su nombre, su hambre, para saciarnos el espanto.

Anuncios

2 pensamientos en “La noche de Hugo y otros poemas. Recuerdos de una tierra sin mapa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s