El rey de los niños

Okane-ga-Nai-manga-sigue-01

Yo era un tipo común. Desde que tengo memoria siempre he sido rechazado por hombres. Nunca me había preguntado algo que sobresalga de la vida que se nos impuso, la única cosa en la cual me ponía a pensar era en el rechazo permanente de los hombres. No era feo ni guapo, no tenía ninguna gracia, ninguna proeza, básicamente mi existencia no era importante para el mundo.

Un día tomé la decisión de buscar el amor de un hombre, fue gracioso porque terminé más rechazado y solo. Cuando me convertí en un completo solitario, mis ojos perdieron su color y se tornaron de un café total, en ese momento vi la imagen de un hermoso niño. Su nombre era Minor. Tenía diez años y era el único que podía ver mi corazón.

Durante mucho tiempo se convirtió en mi sombra, me seguía a todos lados, quería estar a mi lado, pero sobre todo, quería hacer el amor y yo no podía permitirme tocarlo, era demasiado joven y yo demasiado triste, pero su voluntad rompió la mía, Minor era conocido como el Rey de los niños.

La profunda soledad fue la culpable de aceptar su petición, un día cualquiera, hicimos el amor, el gemía de placer, yo lloraba de frustración. Descubrí el secreto de Minor, su ano era flexible y resistente a cualquier clase de pene; era la primera vez que era penetrado, pero su cuerpo parecía haberlo hecho por años. Para no causarle daño comencé a introducirle dedos, su cuerpo los recibía sin dolor, sin darme cuenta comencé a probar su resistencia. De un dedo pase a dos, de dos a tres, cuando me di cuenta que estaba a punto de penetrarlo con mi puño… paré, comencé a penetrarlo cuidadosamente con mi pene para no hacerlo descubrir su secreto.

Desde la primera vez supe que si alguien descubría su capacidad anal sería violentado hasta la locura, tenía miedo de que fuera violado, temía por la fragilidad de su pequeño cuerpo y sin darme cuenta lo había abrazado. Por un momento había olvidado la soledad y con ella mi único deseo era proteger al Rey de los niños aunque me convirtiera en una escoria para la humanidad, porque era mejor que fuera penetrado por mí que por las crueldades de quienes dicen protegerlos.

Sin darme cuenta fuimos separados por los heterosexuales. Ellos. Ellos quienes dicen proteger a sus niños de nosotros torturaron al Rey. Los hombres más poderosos, los más religiosos, los más millonarios, todos alrededor de Minor desnudo y domesticado. No perdieron el tiempo, comenzaron a probar la resistencia de su ano con violaciones múltiples, fistings, objetos y máquinas fálicas. El Rey lloraba, el Rey gritaba y pedía piedad, pedía parar, pedía que se terminara y no fue escuchado, un niño no fue escuchado por las personas que dicen escucharlos.

Pero a pesar de durar poco tiempo la tortura fue similar a un infierno eterno. Después de introducir penes humanos y animales, brazos, piernas, plásticos, metales y sustancias, su ano era una especie de pozo rojo que escupía sangre. Minor agonizaba cuando la insatisfacción de hombres llegó a ideas sumamente retorcidas, cometieron la peor bajeza, y yo pude verla. Le pidieron a un soldado que se introdujera en el ano del Rey, comenzó por introducir su cabeza. Lo cargó y abrió de piernas, comenzó a estirar su agotado cuerpo para poder introducirse completamente, era un centinela frente a un insecto, mi niño estaba siendo asesinado y no pude detenerlo. Un grito interminable sumado a un ruido de algo que se rompe. Fue partido en dos, Minor fue partido en dos.

Los hombres excitados eyaculaban mientras el soldado se bañaba en sus líquidos. Yo eyaculaba lágrimas que recuperaron el color original de mis ojos y en ese momento nacieron mis poderes. Juré vengarme. Secuestré a todos los niños de todas las familias catalogadas como naturales. Cada vez que un bebé nacía era capturado por mí; robé y robé hasta eliminar el concepto de hijo e hija, la paternidad había desaparecido porque la habían olvidado. Los únicos que la recordaban estaban dispuestos a matarme, pero eso no se compara con todo el daño que le hicieron al Rey de los niños.

Tiempo después traté de olvidar su calor con otros niños, pero fue imposible, todo mi amor era para Minor y ustedes me lo arrebataron, humillaron y destruyeron, por eso no pienso nunca devolverles a los niños. Yo, los protegeré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s