El 8° Pasajero. Destino destino.

img_0076

A sus 26 años ha cogido con una cantidad inmensa de hombres, podría presumirse que al menos, por semana, entabla entre una y tres relaciones sexuales con distintas personas que a su vez los obliga a más de un acto coital. Camilo se define de la siguiente manera “soy un buscador de sexo, me gusta conocer vergas: grandes y chicas, de colores y tamaños, quiero que me metas tu verga que está bien grandota y de color carnita, así, bien linda, como la de un niño vergudo”. Por primera vez una persona describe de forma peculiar mi pene. Le tomo una foto, su rostro y cuerpo parecen de treinta y tantos años. Es extraño, pero esa necesidad de tener sexo, es el resultado de su cutis, de su piel y su cuerpo que parecen ligeramente agotados o sumidos por una falta de vitaminas u otra clase de felicidad que alimentan los cuerpos. Al dedicarle la mayor parte de su tiempo al sexo, está cayendo en una tonalidad grisácea que no se antoja probar a pesar del poder económico con el que cuenta. Zygmunt Bauman define a este tipo de personas como Homo sexualis. Desde el momento en el que toman conciencia (sea culturalmente aprendida, por gusto, por una misteriosa hambre insaciable, por domesticación o cualquiera que fuera la razón) dedican la mayoría de su vida a buscar sexo dividiendo su mundo en dos planos: Trabajo/Busqueda. “El homo sexualis no es un estado y menos aún un estado permanente e inmutables, sino un proceso, minado de ensayos y errores, de azarosos viajes de descubrimiento y hallazgos ocasionales, salpicado de incontables traspiés, de duelos por las oportunidades desperdiciadas y de la alegría anticipada de los suculentos platos por venir”. A menos de una semana de conocerlo he recibido 100 mensajes pidiendo sexo desesperadamente. Le entrego su foto, me niego a querer exponer mi cuerpo desnudo, le entra la ira, se va al último vagón a desquitar su frustración con otro octavo pasajero, decide estallar en putería, coge coge coge y coge hasta calmar la furia del rechazo. Pasa el tiempo, recompone su estabilidad, se siente solo, su frecuencia sexual baja, necesita buscar en su bolsillo de contactos abandonados una dosis de penetración anal. Vuelve a escribir, esta vez trata de ser más negociable, incluso me ofrece dinero, no puedo aceptar, no nací para chichifear. La luna menguante golpea mi mente, no tengo respuesta, dejo sus mensajes fluir y me pongo a escuchar Energy Flow de Ryuichi Sakamoto como si fuera una oración que viaja a través del espacio. A lo largo de los libros y un par de verdades científicas, pierdo mi espíritu sexual y no esa fuerza física que diario me cosquillea, más bien, desaprendí  a querer tener sexo (o al menos ya no tan al aventón). Destino destino, parezco atrapado en tu rueda magnífica, estoy entre el hermoso río de la sabiduría y el instinto sexual, soy preso de los dos y no sé cuál escoger, soy duda y lo que sigue después de esa palabra. Me encierro en mi habitación, bebo mucha agua, el sabor me da tranquilidad, sabor a nada. Dejo volar los mensajes de Camilo, le pido de corazón volver al último vagón a desquitar su calentura, no temo, no temo… aceptaré la rueda del destino destino si es que en un futuro nadie quiere coger conmigo, aceptaré la verdad y renunciaré a lo que muchos especialista llaman “hambre de piel”, no me sumergiré en una alterada pederastia para coger con chavitos, no pagaré chacales, ni me someteré a vibradores parlantes, no buscaré un refugio contra la soledad, sólo aprenderé a confiar en la rueda del destino destino…

Amor que no se atreve a decir su nombre, yo te invoco en medio de la orgía en la cual me tienen prisionero y no quiero participar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s