Etnografías Tabú: una mirada al último vagón del metro y sus manifestaciones Homoeróticas

En el primer coloquio de Antropología e Historia vínculos y perspectivas tuve la oportunidad de presentar mi primera ponencia en el año 2014 en torno al último vagón. Este ensayo titulado: Etnografías Tabú: Una mirada al último vagón del metro y sus manifestaciones homoeróticas. Rescato algunos puntos importantes que son necesarios para su mejor entendimiento.

10710567_713557778718551_1529039421613328314_n

Foto 1. Presentación del coloquio en la escuela de Antropología e Historia

Una mirada al espacio publico

La seguridad del Crusier es importante debido al movimiento de espacios; mientras más públicos sean, mayor es el riesgo, pero logran mayor excitación. En el estudio segmentaremos los lugares a partir de un factor económico y popular. Fernando Ramírez Arcos habla de una delimitación geográfica: pública y privada. El público son espacios populares los cuales no tienen un costo económico, cualquiera puede acceder, pero los niveles de seguridad son menores. El espacio privado son aquellos que tienen mayor seguridad y costo, “Es decir, se privatiza aquello que debe estar alejado de lo visible[1]”. Sin embargo no habla acerca del Metro o la vía digital, es por eso que se propone una tercera ruta llamada espacio mixto (una combinación entre lo público y lo privado) proporcionado por los medios web, el Metro y el doble uso de lugares.

Las otras espacialidades están denominadas en baños públicos, parques, deportivos, cabinas especiales, cine pornos, cibercafés especializados, casas de citas, darkrooms, calles, bares entre otros lugares. El espacio digital influye directa o indirectamente en todos incluyendo el Metro, debido a que es un canal y no un medio; es por eso que el uso de dispositivos móviles o redes sociales han permitido un crecimiento para que los homosexuales puedan desenvolverse con mayor facilidad.

A pesar de la demanda de estos espacios sigue existiendo la clandestinidad. La figura del anonimato sigue presente incluso en los contextos Hípergays, debido a una suerte de factores: los principales a tratar es el miedo a la represión y el segundo la “homofobia interiorizada[2]”.

La represión o clandestinidad se trabaja a partir de la Invisibilización. Este concepto alinea homosexuales causando comportamientos ideales para la heteronormatividad.

El Sistema de Transporte Colectivo fue diseñado con el fin de transportar, pero su idea urbana y arquitectónica no está pensada en las minorías sociales; El espacio es hecho o concebido para personas heterosexuales, los homosexuales son considerados invasores del espacio establecido, ellos generan una disrupción anti-moral que con el tiempo se vuelve una esencia, un hedor en el ambiente. Los gays deben adecuarse al espacio masculinizándose con disfraces sociales, incluso parece ser una moda adoptar una posturas de “idea” varonil. Algunos ejemplo de esas figuras son representadas en la imagen del “Catrín” o el “Workaholic”.

mexico868-blogspot-com

Foto 2. Arquetipo simbólico de un homosexual Invisibilizado

Los medios masivos de comunicación han fomentado clichés en las figuras del homosexual reduciéndolo simbólicamente. Su estabilidad es baja al igual que su capacidad intelectual, sus aspiraciones parecen ser mínimas además de materialistas y ansiosos sexuales; figuras femeninas que causan repudio y a la vez curiosidad, este es igual un disparador de la homofobia interiorizada.

Una mirada al espacio digital

Para entender los movimientos espaciales dentro un cosmos digital es importante conocer los usos que puede proveer dicha estructura, ya que muchos de estos tienen preferencias a ciertas horas del día o la noche, trabajan un esquema más complejo que estar dentro de la acción cara a cara.

El usuario debe tener un correo electrónico, una cuenta en alguna red social o un número de celular para usar sistemas de mensajería (WhatsApp es uno de los más usados). Los dispositivos con sistema Android facilita los encuentros ya que existen aplicaciones digitales que funcionan como geolocalizadores en las cuales solo debes buscar, escoger y lograr un encuentro. Las estrategias para ligar van acorde a las necesidades o deseos de la persona, las cuales hablaremos más adelante.

001

Foto 3. Aplicaciones para buscar hombres, “Grindr”

La moda de estos software se han integrado incluso al mundo de la literatura amateur con relatos gay donde clasifican el tipo de personas que acuden a estas aplicaciones web:Revise mi red social sexual especializada en encuentros fugaces y como siempre sucedía, sólo había “pasivos”, pasivos everywhere[3]”.

Dentro de una computadora, las redes sociales o sistemas libres de chat, te permiten tener un acercamiento “más profundo” a las personas. En este caso la red a abordar es Facebook.

Realidad del Crusier

Actualmente el uso y/o combinación de la vía pública y digital hace más eficaz estos encuentros, por otra parte alimentan mayor violencia, discriminación y crecimiento de las ETS (Enfermedades de transmisión sexual) que han sido participes del “bareback[4]”).

Omar Gámez habla de los espacios vacíos, carentes de esperanza que generan estos cazadores, la desconfianza de conocerlos en su intimidad provoca un vórtice de emociones altamente riesgosas “El resultado obtenido es una serie de atmosferas que se despliega hacia el deseo refrenado[5]”. El bareback es uno de riesgos a nivel de salud pública en el Cruising.

6639385_orig

Foto 4. Serie Bareback de Omar Gámez

El Crusier debe entender las reglas, conocer los signos culturales, los lenguajes de este grupo; las formas de galanteo, vestimenta, accesorios y desenvolvimientos en el espacio. El principal objetivo es llegar al sexo o un ligue. La importancia del Cruising deriva en la capacidad de lograr un acto sexual de mayor placer a la establecida, a diferencia de una relación formal. El sexo libre sin ataduras puede causar culpa o en su caso inverso un alivio a los usuarios, por otra parte es adrenalina pura ya que su nivel de excitación puede crecer al estar violando una norma.

Deben cuidarse unos a otros y no delatarse al momento de actuar. Muchos de ellos entienden que el último vagón no es exclusivo, que hay personas que realmente desconocen este lugar y lo abordan sin imaginarse de dicha existencia, además el espacio se ha adaptado a las necesidades de control y seguridad; la implementación de cámaras hace que el Crusier deba ser más cauteloso y ágil para no ser castigado por alguna autoridad, cabe mencionar que la ley no prohíbe las muestras de afecto incluso las relaciones sexuales en lugares públicos no cometen una falta grave, pero en una cultura donde abunda la corrupción y el machismo, el desconocer las leyes e intentar ejercer derechos dignos de un ser humano los convierte en términos de José Joaquín Blanco “Incontrolables enemigos dentro de sus propias filas[6]”.

El Facebook como zona erótica

La primera parte de etnografía se aborda el Facebook. Es una plataforma digital que te permite desarrollar un perfil, agregar amigos, crear grupos con opciones de secreto y privado. Actualmente hay diversas páginas que pueden ser ubicadas si se conocen las palabras adecuadas. Se deicidio estudiar “..:: LUGARES ENCUENTRO LÍNEA A ::…[7]”. La función del grupo es la siguiente: un muro donde las personas van publicando frases, fotografías, propuestas de encuentro, consejos para ligar en zonas públicas, espacios de sexo express, relatos o historias donde comparten experiencias las cuales puedan servir en sus próximos encuentros.

002

Foto 5. Post de la página

El impacto más fuerte de este grupo al igual que otros es la propuesta y las imágenes. Hombres que ofrecen tener relaciones sexuales a cambio de dinero, regalar placer o simplemente por gusto. Muchos de los perfiles tienen nombres ficticios y sus fotografías a veces no son las de ellos; construyen identidades falsas para atraer al mayor número de personas y muchos de ellos logran su meta ofertando mentiras, cuerpos falsos, drogas (se han popularizado los poppers por su capacidad para dilatación muscular), miembros sexuales los suficientemente atractivos para su presa.

003

Foto 6. Post de imagen

Las imágenes se basan en su cuerpo, su ropa interior, selfies lo bastante atractivos para llamar la atención. Algunos muestran su miembro o su parte trasera para convencer, es una especie de catálogo sexual.

La cultura de closet y el dinero rosa

Luis Zapata Quiroz menciona las victorias gay de México. En el distrito federal se han logrado ganar batallas a favor de la comunidad, sin embargo muchos de estos triunfos son productos de una economía: casarse, cambiar de sexo, ejercer las libertades y garantías individuales son mayormente apreciadas a las clases que puedan pagar este derecho.

Celebremos, señores, con gusto, cantaba Pedro Infante. Pues sí, es tiempo de celebrar: nunca nos había ido tan bien a los gays como ahora: ya nos podemos casar, los que queramos, al menos en el DF; ya podemos andar de la mano con otro hombre y besarlo en la calle, aunque sólo en algunas calles de la ciudad de México; ya podemos ampararnos bajo las leyes contra la discriminación; cada vez tenemos más presencia en el cine y en las series de televisión, ahora mediante personajes menos esquemáticos; ya nos protegen las comisiones de derechos humanos; los activistas gays son (siempre han sido) empeñosos, combativos, perseverantes; cada vez hay más libros que tienen a gays como protagonistas y más estudios que los analizan.

Pero ¿de veras todo es celebración?[8]”.

 Además el lenguaje de los gays, modas, formas de vestir, actuar, proyectarse se han ido comercializando por la industria y mediatizando a una “sexualidad hedonista de consumo[9]”.

El Cruising de igual manera se convierte en industria con páginas que promueven guías turísticas de uso para extranjeros y accesorios como pulseras, anillos o artículos que faciliten el ligue. “Estas páginas actualmente son de consulta libre o con una suscripción gratuita[10]”.

Pero control mediático, al igual que el político no logra extender su brazo debido a una falta de información real, ellos lo miran como un fenómeno ajeno y lo tratan como problemática o negocio sin entender las facultades de estos usuarios, los generalizan sin realmente entender sus motivos.

01

Conclusión

Poco a poco crecerá el número de personas que acudan a estas espacialidades. Este Tabú pasara a convertirse en un problema mayor o una macroresistencia, ahora es micro, pero avanzara no solo en las juventudes, sino en las generaciones recientes y las adelantas por la existencia de estos espacios, la migración a otros o simplemente la destrucción de los aparatos controladores. Por lo tanto de manera cotidiana la cajita feliz sigue brindando sus servicios los 365 días del año y mientras lees esto, algún homosexual está ligando o teniendo sexo.

[1] Fernando Ramírez Arco, “Cuestionamientos a la Geografía a partir del Cruising entre Hombres en Bogotá”, Revista Latino-americana de Geografía e Genero, Ponta Grossa, v.4, .2, p.137, ago. /dez. 2013.

[2] Gabriel J. Martin postula que la homofobia interiorizada es “la aversión que experimenta un homosexual hacia su propia homosexualidad y/o hacia la manifestación abierta de ésta”. Esta aversión proviene del desarrollo psicológico, social y de valores que se ha impuesto en su núcleo primario, educativo, religioso y moral.

[3] Recuperado de: http://www.soyhomosensual.com/la-pasiva-18/

[4] También se les llama “Sexo a pelo”, es una condición de relaciones sexuales sin uso del condón, ruleta rusa en la cual los hombres tienen sexo con desconocidos o participan en orgías corriendo el riesgo de contraer una ETS. Algunos portadores de VIH se han dedicado a propagar el virus como una agresión. Un caso reciente es el joven Michael Johnson que infecto a 31 parejas sin decir que era portador del virus. Recuperado de: (http://www.sdpnoticias.com/sorprendente/2014/01/20/estudiante-vih-positivo-se-grabo-teniendo-sexo-con-31-victimas).

[5] Serie fotográfica. Recuperado de (http://www.omargamez.com/bareback.html).

[6] El texto es titulado: Ojos que da pánico soñar. Joaquín Blanco habla de la marginalidad en la cual viven los homosexuales que no pueden ejercer sus derechos debido a su estatus económico y realidad social.

[7] Recuperado de: https://www.facebook.com/groups/666963726720867/

[8] Introducción de Luis Zapata, México se escribe con J. Una historia de la cultura gay, 1°ed., México, Editorial TEMAS DE HOY, 2010, CL-271., p. 11-25.

[9]José Joaquín Blanco, Ojos que dan pánico soñar, suplemento de unomásuno 17 de marzo de 1979.

[10] Recuperado de: http://www.cruising.mx/

Bibliografía

-Fernando Ramírez Arco, “Cuestionamientos a la Geografía a partir del Cruising entre Hombres en Bogotá”, Revista Latino-americana de Geografía e Genero, Ponta Grossa, v.4, .2, p.137, ago. /dez. 2013.

   -Michael K. Schuessler/Miguel Capistrán, “México se escribe con J Una historia de la cultura gay”.

Artículos científicos:

-Gabriel J. Martin, “Homofobia interiorizada”.

Recuperado de: (http://www.gabrieljmartin.com/homofobiainteriorizada.html).

-Michel De Certeau, “Andar en la ciudad”, Bifuraciones Revista de estudios culturales urbanos, recuperado de:

(http://www.bifurcaciones.cl/007/colerese/bifurcaciones_007_reserva.pdf).

Crónica:

– José Joaquín Blanco, “Ojos que dan pánico soñar”, suplemento de unomásuno 17 de marzo de 1979.

Foto series:

-Omar Gámez, “Bareback”, recuperado de:

(http://www.omargamez.com/bareback.html).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s