La identidad de la Universidad Insurgentes no existe

uin

La carrera que cursé en la universidad Insurgentes fue Ciencias de la Comunicación. Cuando comencé a estudiar me di cuenta de diversas problemáticas que se tenían en torno al Orgullo de pertenecer a esta institución. Por una parte había alumnos que exigían mayor crecimiento educativo, que la línea no fuera tan disciplinada en conocimientos, el otro polo era la sencillez que ofrecía el sistema privado de pagar una calificación y un mínimo esfuerzo con una nota llenadora, pero no de satisfacción.

La institución me obligó a tomar practicas externas como un resultado de un aprendizaje propio, una búsqueda de resultados que realmente valieron la pena, me ayudo a entender la problemática y realidad de mi institución.

La Universidad Insurgentes no tiene una identidad propia, un orgullo que presumir; su publicidad habla de personas dinámicas, con futuro en las grandes empresas mexicanas, proactivos, todo el tiempo productores de este Capitalismo Gore, los alumnos que salen “preparados” serán los nuevos gatos y chalanes del Mirreynato.

Una de las publicidades más polémicas dentro de la institución fue la de los Animales Insurgentes. La publicidad compara al estudiante de una carrera con un animal, aludiendo a la fuerza salvaje y poderosa de su biología; una sobrevivencia de especie a partir de la habilidad. Cada animal representaba una carrera con características positivas, sin embargo, el animal del comunicólogo era un albatros, el cual no representa una figura del mensaje, parecería una burla, pero es la realidad del estudiante “su propia institución lo humilla”.

05Albatros-01

Otro de los mal entendidos fue la publicación de la revista Proceso que hablo de la institución como una escuela patito, ubicada en una zona roja (desprestigiando el hecho de que se encuentra junto a prostitutas y cuestiones de marginalidad, pero ese no es problema del lugar, es problema de la realidad que vive la ciudad). La certificación que gana la escuela ha sido parte de un sistema de trabajo en competencia, donde al alumno lo disciplinan a trabajar con 3 exámenes parciales en un cuatrimestre para medir su rendimiento y lograr altas calificaciones, una calificación alta es recompensada con una beca de apoyo y su mantenimiento. Entonces, la escuela siempre tiene altos promedios gracias a su sistema de competencia.

uin 2

Si estudiamos el término de disciplina diría que es una violencia al estudiante. “Una disciplina puede ser opresiva, pero precisamente por ello señala la cuestión que mantiene bajo control. Indica un conflicto reprimido, esquivado o potencial. Una disciplina insinúa un conflicto inmovilizado. Constituye una práctica para canalizar y explotar sus energías y para incorporarlas en los poderes establecidos[1]”.

Es cómo nacen los llamados Alumnos maquila: Un alumno maquila está diseñado a repetir este sistema de competencia con el fin de eliminar el pensamiento crítico y ser preparado laboralmente con el fin de adaptarse al sistema Neoliberal, sin embargo, los profesores no están capacitados (gran parte de los educadores) a brindar las herramientas para que el alumno pueda integrarse a este sistema, un resultado es la larga fila de desempleo provocado por una falta de experiencia y dominio en el tema.

Hablemos de la identidad

La crítica al sistema ayuda a entender porque el alumno maquila o el estudiante que busca algo distinto no puede adaptarse a la institución. La primera parte es que la construcción de la identidad que se da dentro del plantel. Recuerdo las constantes quejas y molestias que llegaban a la coordinadora sobre la publicidad fast food; algunos profesores y alumnos trataron de luchar constantemente contra eso desarrollando ideas creativas y nuevas campañas que dislocaran la publicidad basura, pero todas tenían un problema, el primero es que todo el tiempo se trataba de construir una imagen la cual jamás ha existido porque una imagen es externa y no interna, el Orgullo Insurgentes no era viable. El segundo problema, era el apoyo a los recursos.

La directora encargada del plantel parecía animosa con las ideas de varios jóvenes y profesores, el problema es que la escuela no va arriesgar su dinero en campañas que no provengan de una empresa certificada, y es claro, la escuela debe cuidar su dinero, pero en vez de resguardarlo le ha dado una distorsión vestida de un falso prestigio; es la escuela perfecta del capitalismo gore.

Reconocimiento

El reconocimiento logrado en la escuela es centralizado, solo se aplaude entre ellos, la relación entre académicos parece de ex amantes donde el ego interfiere en el profesor “El más socialista, el más letreado, el que tiene más título es el mejor”, pero curiosamente los mejores maestros tenían una empatía con los alumnos por cubrir sus necesidades no académicas, sino personales de conocimiento interno, generando preguntas, alimentando dudas.

Es alumno maquila es visible, evidente; siempre estará presente en toda institución pública o privada. Grandes alumnos han pasado por las filas generacionales de esta escuela, sus trabajos han brillado por fuera y han ganado respeto, pero ellos lo han logrado no por el apoyo de su institución, sino a su intensa labor de dar a conocer su voz. Mi lucha personal siempre fue crear la construcción de las artes y la comunicación, pero me di cuenta que cometía el mismo error, que no debía trabajar dentro de la institución, que debía estar fuera construyendo, es por eso que actualmente he recibido muchas críticas y perdido la amistad de muchas personas valiosas.

¿Qué se puede hacer para crear una identidad?

Actualmente comencé un proyecto de vinculación titulado “Creadores Insurgentes”, este proyecto está enfocado a recuperar los trabajos académicos y de creación personal que tienen viabilidad para ser expuestos en instituciones públicas, ganando un lugar entre grandes sistemas de creadores de contenido. Invito a maestros y alumnos con el fin recopilar una plataforma digital que tenga la flexibilidad de la expresión basada en estudios Multidisciplinarios, De coloniales, artísticos que influyan con la comunicación y muestren un panorama más hábil; que otras instituciones recurran a estos contenidos. La construcción de la plataforma ya está en proceso y la dirección escolar no tiene acceso y no debe tenerlo porque es un trabajo de individuos libres, de seres sociales que hablan por su contexto y luchan por crear mejores ideas para su comunidad.

El proyecto empieza con la esperanza de convertirse en uno de los primeros orgullos que tenga la escuela, que disloque estas ideas y sea una mejor línea de trabajo.

[1] Hito Steyerl, ¿Una estética de la resistencia? La investigación artística como disciplina y conflicto, recuperado de: http://eipcp.net/transversal/0311/steyerl/es/print

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s